El Palique

La hora del turismo

El sector se moviliza en Baleares y Valencia contra el cambio de hora. Aquí es mejor lloriquear y que te paguen las promociones

27.10.2016 | 05:00

En la noche del sábado al domingo cambiará la hora. A las tres retrasaremos el reloj a las dos. A resultas de eso, en Baleares el domingo se hará de noche a las 17.40. Y así durante un buen periodo de tiempo, largo invierno, tardes tristes. Baleares es el territorio español en el que primero sale y se pone el sol y los hosteleros y hoteleros del lugar, el sector turístico en general y el Parlamento autonómico han bramado contra esto: no es necesario que amanezca tan temprano, al menos por la estructura económica de allí, ni hace falta que se haga de noche tan pronto en un sitio que vive del turismo al que un largo vespertinismo le avivan la economía, las playas, los chiringuitos y restaurantes, hoteles, bares, terrazas, etc.

En la Comunidad valenciana también se ha instalado con fuerza el debate. Todos a una. También el Turismo se está movilizando. Urge no cambiar la hora. O al menos urge un debate interesante sobre la racionalización de horarios, que no es sólo a ver si la peña llega a casa a tiempo de bañar al chavea, que también, es si tenemos que mantener un horario que fue capricho del franquismo y ahora está desfasado. Pero... ¿Y en la Costa del Sol? En la Costa del Sol el debate llega tarde, el sector parece vivir en el retraso. No en una hora menos, y sí en un lustro menos, en un cuajo permanente. Para pedir subvenciones sí son rápidos. Y para lloriquear. No son capaces de echarle huevos al asunto y decir por qué el Rey tiene que veranear siempre en el mismo sitio, por ejemplo. No son un lobby de interesante presión para que las plusvalías todas no se vayan fuera y aquí estemos condenados a poco menos que solamente poner los camareros.

Los atenaza una suerte de mezcla de caraja y miedo, timoratismo; sólo hay balbuceos... en plan... sí estaría bien, por qué no, bueno a ver qué hace Baleares y quizá una hora más de luz sería bueno, tal vez, a lo mejor y bla, bla, bla... y venga oscuridad argumental y poca cosa más. Amanece que no es poco.

Es bien cierto que desde hace años es ya la UE la que legisla sobre los horarios, pero eso no quiere decir que no se pueda protestar o que no se pueda cambiar. Lo único que cambia es que no hay que darle la tabarra a Madrid y sí a Bruselas. Plantear mejoras, luchas contra la estacionalidad. No esperar a que la Junta, la Diputación o los ayuntamientos lo tutelen todo y les paguen la promoción de sus negocios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

LOLA CLAVERO

El estudio del artista

Entrar en el estudio de un artista es profanar un templo, pero también participar de sus ritos....

 
 

Niño, con las voces

Dos colegios de Málaga podrían ser multados por exceso de ruido. Ay, la sana algarabía...

 
 

LUIS M. ALONSO

El nuevo PSOE y la vieja rivalidad

En el PSOE se ha producido un giro significativo a la izquierda...

 
 

Cartas al director

NOMOFOBIAEs el término que los expertos han denominado al miedo a estar sin...

 
 

JORGE HERNÁNDEZ MOLLAR

El nuevo desorden mundial

Solo observar los gestos, las intemperancias y la absoluta falta de cortesía y corrección de...

 
 

JUAN JOSÉ MILLÁS

No duermo

Hay gente como Ronaldo que se puede enfadar con un país y gente que solo se puede enfadar con...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine