360 grados

Lágrimas de cocodrilo

07.11.2016 | 05:00

Ahora tenemos a los socialistas y a algún medio quejándose amargamente de que don Mariano los ha decepcionando con un gobierno continuista.

Que se ha limitado a hacer unos cuantos cambios, neutralizando a algún ministro con otro, repartiendo cargos en busca de equilibrios internos, sin tener en cuenta los intereses del país.

Un gobierno «razonable» –el vocablo fetiche del hombre del «sentido común»– para un país igualmente «razonable», capaz de seguir dando una mayoría al partido de todas las corrupciones.

Pero ¿qué se creían esos ilusos del PSOE del «no hay nada que hacer con Podemos» y «abstengámonos en aras de la gobernabilidad de España?

Dice doña Susana, allá en el Sur, que «el problema es de Rajoy, no mío», con esa irritante tendencia suya a hablar de Andalucía, como si fuera su cortijo, como si a ella sólo le perteneciera.

«Me da igual que haya más o menos ministros andaluces», ha dicho. Y también: «De poco nos ha servido que Montoro fuera andaluz».

Lágrimas de cocodrilo las que derraman ahora esos dirigentes socialistas y algunos medios que tanto los apoyaron en sus maniobras para acabar por las malas al secretario general que eligieron los militantes.

¡A buenas horas, mangas verdes! Ahora se trata, explican a quien quiere oírlos, de reconstruir el partido.
¿Reconstruirlo utilizando los cascotes del derribo? «Largo me lo fiáis», habría que decirles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine