En corto

La pareja dispareja que nos deja

16.11.2016 | 23:51

En el anterior Gobierno las únicas notas de color las ponían los ministros salientes Margallo y Jorge Fernández, que en algo han estado a la altura, pues el de Exteriores ha sido extrovertido y parlanchín, y el de Interior introvertido y secreto (aunque cuando ha hablado o filtrado ha sabido armarla). Parece que Rajoy, además de no gustarle hablar y menos aún decir algo cuando habla, deplora que sus ministros hablen y más todavía que digan. Imagino que cada vez que leía lo que decía Margallo –alguna vez cosas sensatas– o lo que en un rapto espiritual o un apremio de conciencia se le escapaba a Jorge Fernández (ahora en nómina de maldito), le cursaba esa cólera remetida suya, que luego traslada a factura. Con la salida de los dos el Gobierno se queda sin sus extremos de alegría y tristura. Y, de paso, los que siguen o entran ya saben que en Casa Rajoy se prohíbe decir lo que se piensa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Columna con gafas

Para dedicar una columna a las gafas hay que verlo claro. O sea, hay que ponérselas y que no te...

 
 

Cartas al director

'Personas ejemplares', por Plácido Cabrera IbáñezDurante los...

 
 

JAVIER MURIEL NAVARRETE

La gastronosuya

Nos estamos volviendo locos, se nos está yendo de las manos, y lo malo es que lo aceptamos con...

 
 

JUAN ANTONIO MARTÍN

La regla y la excepcionalidad

Da igual en la dirección que mire, de un tiempo a esta parte tengo la...

 
 

LUIS M. ALONSO

La lectura

La lectura no sólo supone el conocimiento de un texto sino también su olvido. Pierre Bayard,...

 
 

CLAUDIO ÁLVAREZ PINOCHET

Subrogación de la maternidad, una opción excepcional y siempre bajo control

La gestación por sustitución –es decir, aquella en la que una...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine