En corto

La pareja dispareja que nos deja

16.11.2016 | 23:51

En el anterior Gobierno las únicas notas de color las ponían los ministros salientes Margallo y Jorge Fernández, que en algo han estado a la altura, pues el de Exteriores ha sido extrovertido y parlanchín, y el de Interior introvertido y secreto (aunque cuando ha hablado o filtrado ha sabido armarla). Parece que Rajoy, además de no gustarle hablar y menos aún decir algo cuando habla, deplora que sus ministros hablen y más todavía que digan. Imagino que cada vez que leía lo que decía Margallo –alguna vez cosas sensatas– o lo que en un rapto espiritual o un apremio de conciencia se le escapaba a Jorge Fernández (ahora en nómina de maldito), le cursaba esa cólera remetida suya, que luego traslada a factura. Con la salida de los dos el Gobierno se queda sin sus extremos de alegría y tristura. Y, de paso, los que siguen o entran ya saben que en Casa Rajoy se prohíbe decir lo que se piensa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

HORACIO EICHELBAUM

Trump, estás rodeado

Proponemos un juego fuera de toda lógica como entretenimiento o como intento de acercarnos a la...

 
 

Los disponibles

Heredia afirma que estará donde lo ponga el partido, o sea, hay voluntad de seguir, ¿no en la...

 
 

JUAN JOSÉ MILLÁS

Cólera

A veces, bastan unos segundos de diferencia para cambiar la historia

 
 

PEDRO DE SILVA

Demasiado tarde, me temo

Hace ya mucho que el PSOE debió haber asumido el carácter plurinacional de España, o al menos...

 
 

CARLOS PÉREZ ARIZA

Ego, ¡que te quiero!

Si un ególatra crece en un barrio cualquiera puede que su sombra no se alargue; pero si,...

 
 

CARMEN PÉREZ NOVO

Madres solteras por elección

El sexo da mucho que pensar. Porque no entendemos sus misterios. Por...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine