En corto

La pareja dispareja que nos deja

16.11.2016 | 23:51

En el anterior Gobierno las únicas notas de color las ponían los ministros salientes Margallo y Jorge Fernández, que en algo han estado a la altura, pues el de Exteriores ha sido extrovertido y parlanchín, y el de Interior introvertido y secreto (aunque cuando ha hablado o filtrado ha sabido armarla). Parece que Rajoy, además de no gustarle hablar y menos aún decir algo cuando habla, deplora que sus ministros hablen y más todavía que digan. Imagino que cada vez que leía lo que decía Margallo –alguna vez cosas sensatas– o lo que en un rapto espiritual o un apremio de conciencia se le escapaba a Jorge Fernández (ahora en nómina de maldito), le cursaba esa cólera remetida suya, que luego traslada a factura. Con la salida de los dos el Gobierno se queda sin sus extremos de alegría y tristura. Y, de paso, los que siguen o entran ya saben que en Casa Rajoy se prohíbe decir lo que se piensa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

La idea del auditorio

Hay que mantener viva la idea del auditorio, dicen. Sí, las ideas es que si no se mantienen...

 
 

JAVIER MURIEL NAVARRETE

No somos todos los que están

Sí, hola, perdona, seguro que no te acuerdas de mí. Soy el niño que...

 
 

GABY BENEROSO

24 de noviembre, fun, fun, fun

Hoy me he dado un golpe zumbón en la cabeza, que me ha devuelto el...

 
 

PEDRO DE SILVA

La conjura

De haber triunfado la secesión, los vencedores contarían todo lo sucedido como fruto de la...

 
 

IGNACIO HERNÁNDEZ

Que suene la flauta

La música es una de las manifestaciones más excepcionales del individuo ya que consigue...

 
 

JUAN ANTONIO MARTÍN

Si fueran de Cai no habría ocurrío

Los escenarios tienen alma. ¿Por qué no iban a tenerla? El alma de...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine