En corto

Fin de curso en las ramas

19.11.2016 | 05:00

En el Norte, tras un lento goteo en el que las ramas se han ido despoblando, la desbandada llega un día de vendaval de mediados de noviembre. Para gozar de ella no hace falta meterse en los bosques caducifolios, basta estar en la calle en los momentos justos de la escapada general por bandadas, cuando llueven hojas como grandes copos verdes, amarillos o naranjas, que se resisten a tocar suelo y antes forman remolinos. No todas las especies sueltan amarras a la vez, pero interpretar la secuencia con arreglo a esa combinatoria, dando así con las claves profundas de la sinfonía, ya es para doctos. El profano debe conformarse con disfrutar del vuelo de hojas de tilo, saúco, plátano, negrillo o cerezo, mientras aligustres y magnolios, sólo despeinados, observan con las hojas bien sujetas. El instante de la desbandada provoca un raro entusiasmo, como al salir del cole
el último día del curso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

JUAN GAITÁN

Silencio

Medimos la alegría en decibelios y siempre exageramos la alegría, pero cuando las cosas son...

 
 

MATÍAS VALLÉS

Varufakis la emprende contra Tsipras

El libro global del exministro griego desnuda a la troika financiera

 
 

LOLA CLAVERO

Por la cara

La fisonomía nos marca desde el nacimiento de un modo fatal; por la cara se nos juzga y...

 
 

PEDRO DE SILVA

Cirugía de momento virtual

Interesante, el legrado propuesto en Sabadell para limpiar de españolismo las calles, empezando...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

¿Por qué no se persigue en tierra a los traficantes?

Por qué no se persigue en tierra a los traficantes y se espera a que...

 
 

Cartas al director

'Un barbero frustrado', por Bartolomé FloridoHace 55 años, cuando emigré a...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine