En corto

Fin de curso en las ramas

19.11.2016 | 05:00

En el Norte, tras un lento goteo en el que las ramas se han ido despoblando, la desbandada llega un día de vendaval de mediados de noviembre. Para gozar de ella no hace falta meterse en los bosques caducifolios, basta estar en la calle en los momentos justos de la escapada general por bandadas, cuando llueven hojas como grandes copos verdes, amarillos o naranjas, que se resisten a tocar suelo y antes forman remolinos. No todas las especies sueltan amarras a la vez, pero interpretar la secuencia con arreglo a esa combinatoria, dando así con las claves profundas de la sinfonía, ya es para doctos. El profano debe conformarse con disfrutar del vuelo de hojas de tilo, saúco, plátano, negrillo o cerezo, mientras aligustres y magnolios, sólo despeinados, observan con las hojas bien sujetas. El instante de la desbandada provoca un raro entusiasmo, como al salir del cole
el último día del curso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

155 frases

Todo es enano. Tras haber visto arder la vida en el monte gallego y portugués...

 
 

El del noveno

Todos tenemos un vecino con sus cositas. Que no da un ruido en todo el día y al que no le gusta...

 
 

RAFAEL DE LA FUENTE

El hotel del puerto de Málaga, una segunda atrocidad

Sigo esperando poder hablar con alguien que me pueda convencer sobre...

 
 

ÁNXEL VENCE

El fuego no sabe de política

Indiferente al color de los gobiernos, el fuego atacó el pasado fin...

 
 

PEDRO DE SILVA

L´ Estaca

Una creación se hace universal cuando es capaz de expresar un sentimiento aplicable a muchas...

 
 

Cartas al director

Izquierda irresponsable e incapazSe le ha preguntado a Garriges Walker por qué hay una...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine