En corto

Fin de curso en las ramas

19.11.2016 | 05:00

En el Norte, tras un lento goteo en el que las ramas se han ido despoblando, la desbandada llega un día de vendaval de mediados de noviembre. Para gozar de ella no hace falta meterse en los bosques caducifolios, basta estar en la calle en los momentos justos de la escapada general por bandadas, cuando llueven hojas como grandes copos verdes, amarillos o naranjas, que se resisten a tocar suelo y antes forman remolinos. No todas las especies sueltan amarras a la vez, pero interpretar la secuencia con arreglo a esa combinatoria, dando así con las claves profundas de la sinfonía, ya es para doctos. El profano debe conformarse con disfrutar del vuelo de hojas de tilo, saúco, plátano, negrillo o cerezo, mientras aligustres y magnolios, sólo despeinados, observan con las hojas bien sujetas. El instante de la desbandada provoca un raro entusiasmo, como al salir del cole
el último día del curso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

ÁNXEL VENCE

Firmes avances hacia la retaguardia

Defienden los líderes de la nueva política el monopolio del taxi y...

 
 

GUILLERMO BUSUTIL*

Isla o pantalla

Un instante improvisado o con un contemporizador enmarcado. Da igual que sea un impoluto...

 
 

Cartas al director

Los caras..., nuestra cruzQué cara más dura tienen, los de no me acuerdo, no me...

 
 

VICENTE ALMENARA

También tenemos santos

Aaparecen restos de la muralla medieval en la obra de Fusionadas, en el Pasillo de Santa...

 
 

JUAN CASSÁ*

La visión de Estado empieza en lo local: dos años de Cs en Málaga

Desconoce uno si los electores sabrán valorar la ruptura de...

 
 

PEDRO DE SILVA

Borrachera

La expresión náutica «rumbo de colisión» es algo diferente a la de «choque de trenes». En el...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine