En corto

Una pasión extraña

20.11.2016 | 00:56

Las descreencias son más complejas que las creencias. Todos los negacionismos son una forma de fe, que se enfrenta a aquello que está a la vista y en lo que todo el mundo está de acuerdo. Al negacionista del cambio climático, por ejemplo, no le importa que la temperatura esté subiendo a una velocidad que no tiene precedentes en la historia de la Tierra, ni que el consenso científico mundial lo atribuya a la acción del hombre. El tiene su fé negacionista como argumento irreductible, pues tan fé es no creer en lo que vemos como creer en lo que no vemos. Ahora bién, lo que hace compleja y distinta esta fe militante no es su irreductibilidad, sino su sentido negativo: ese negar, más que afirmar. Quizás se trate de un ejercicio secreto –hasta para el mismo sujeto– de la voluntad, que se rebela frente a las cosas-como-son, en las que ve una dictadura, una especie de super-stablishment.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

PEDRO DE SILVA

Instantánea feroz

Hace días, mientras afrontaba la intersección de dos accesos y una rotonda en plena hora punta,...

 
 

PEDRO J. MARÍN GALIANO

Segundas oportunidades

Les reconozco que me emociona ver puñetazos en la mesa. En la mesa de la vida, se...

 
 

La vis romántica

Ha vencido la tentación de las purgas. De la única manera posible, es decir, ejecutándolas. Sin...

 
 

JOSÉ LUIS GONZÁLEZ VERA

Colegios a medias, ruidos completos

Varios vecinos de Málaga han protestado por el ruido que...

 
 

Cartas al director

Baloncesto y sentido comúnCon rabia y estupor leo la noticia de que recursos...

 
 

ALBERT CANO

Vivir de espaldas

Cuando faltan poco más de tres meses para que se cumpla el plazo fijado por el presidente de la...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine