En corto

Una pasión extraña

20.11.2016 | 00:56

Las descreencias son más complejas que las creencias. Todos los negacionismos son una forma de fe, que se enfrenta a aquello que está a la vista y en lo que todo el mundo está de acuerdo. Al negacionista del cambio climático, por ejemplo, no le importa que la temperatura esté subiendo a una velocidad que no tiene precedentes en la historia de la Tierra, ni que el consenso científico mundial lo atribuya a la acción del hombre. El tiene su fé negacionista como argumento irreductible, pues tan fé es no creer en lo que vemos como creer en lo que no vemos. Ahora bién, lo que hace compleja y distinta esta fe militante no es su irreductibilidad, sino su sentido negativo: ese negar, más que afirmar. Quizás se trate de un ejercicio secreto –hasta para el mismo sujeto– de la voluntad, que se rebela frente a las cosas-como-son, en las que ve una dictadura, una especie de super-stablishment.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

RAFAEL ESTEVE SECALL

¿Hotel-destino en el puerto? ¡Ojú!

Quienes éramos niños en los cincuenta y sesenta del pasado siglo y...

 
 

CIPRIANO TORRES

Jugando con las estrellas

En este cielo estrellado de clásicas glorias irrumpe un niñato, el cocinero David Muñoz, marido...

 
 

Susana saca músculo

El PSOE mantiene el mismo debate político que desgarra a toda la socialdemocracia europea....

 
 

DOMI DEL POSTIGO

Últimos días en Málaga

Qué vivo está el moribundo protagonista de Últimos días en La...

 
 

JOSE MARÍA DE LOMA

Felón, no marques las horas

Incluso en las regiones con amplias pulsiones secesionistas se tiene claro que el ritmo europeo...

 
 

VICENTE ALMENARA

Mezzogiorno

Rajoy dijo hasta veinte veces que el referéndum del 9N de 2014 no se celebraría y cuando se...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine