25 de noviembre de 2016

Cartas al director

24.11.2016 | 22:39

El sermón de Felipe VI
Deseando «una buena preparación espiritual ante la llegada de la Navidad», Felipe VI ha echado un sermón, perdón, discurso a la asamblea de los obispos españoles, cuyo contenido nos ha dejado estupefactos. No es para menos. Porque en él ha alabado los acuerdos Iglesia-Estado, esa  esperpéntica reliquia del franquismo que tantos españoles, e incluso importantes partidos políticos, consideran obsoleta y contra a la libertad de conciencia de gran parte de los ciudadanos

Más aún, este monarca tan preparado –ya vamos viendo para qué– ha exaltado el «gran papel» de la Iglesia en esta crisis. Gran papel, sin duda; pero no porque los obispos hayan exigido, conforme al Evangelio, más justicia social sino porque callaron como muertos ante la crecientes injusticias; pero el Rey ha incluso alabado aquí las limosnas de los obispos, aunque incluso del llamado impuesto religioso los obispos sólo dan a los pobres de Cáritas una miseria, como ha denunciado esa misma institución católica.

El colmo es que Felipe VI haya aplaudido a los obispos por «contribuir también a la cohesión de una sociedad más allá de creencias de individuos o grupos». Pero –aun dejando de lado la última Cruzada y la dictadura– baste recordar los grandes tremendos encontronazos que han provocado sobre el divorcio, el matrimonio homosexual el aborto, etcétera. ¿Cómo puede el Rey proferir, o permitir que pongan en su boca unos políticos tan extremistas, esas afirmaciones, tan contrarias a hechos tan notorios, que están en la memoria de todos?
Emilio Díaz Ledesma
Málaga

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine