En corto

El nombre de la calle

06.12.2016 | 22:54

Ya que no hay modo de evitarlo, alguna ventaja deberíamos ver en el cambio de los nombres de las calles. Hay inconvenientes claros, sin duda, pues la gente y el servicio postal le toman el gusto a la onomástica urbana, pero, ¿y el placer de una pequeñita revancha, aunque sea a escala molecular?.Ya que hace 40 años cambió el régimen sin tocarle a nadie un pelo de la ropa y respetando los puestos de trabajo del antiguo, que al menos una vez finados los beneficiarios de títulos de calle se les pueda caducar el beneficio. Luego está aquel asunto del mataiotes mataioteton, la vanidad de vanidades. De acuerdo en que lo mueve casi todo, y acabar con ella sería suicidarnos, pero ¿no es mejor que haya algo de alternancia? Y finalmente está la polémica, con su saludable efecto diferenciador, tan difícil en cambio en cosas como el techo de gasto municipal, el régimen sancionador o los maceros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

GABY BENEROSO

Somos mejores

Somos mejores de lo que pensamos. He llegado a esta feliz conclusión tras disponerme a borrar...

 
 

JAVIER MURIEL NAVARRETE

Do, re, mi, fa, sol

Hasta los poco cinéfilos recordarán Encuentros en la tercera fase, cinta en la que unos...

 
 

PEDRO DE SILVA

Abatidos

Abatir, en primera acepción (RAE) es derribar algo, echarlo por tierra. Sólo en cuarta es hacer...

 
 

JOSÉ LUIS ORTÍN

Del desbarajuste al todo vale

D jimos que la marcha de Thiago, como la de Cesc, eran síntomas de...

 
 

LUIS GANCEDO

Anatomía de la tasa de paro: del 27% al 17%

España tiene, a los diez años de la crisis, una tasa de paro del...

 
 

Cartas al director

'Inimaginable y terrible clima', por Pablo Osés AzconaEs vital escuchar a Camilo Mora,...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine