En corto

Trump, opción a)

07.12.2016 | 22:59

Toda revolución, cuando es verdadera, provoca un cambio de estado en las cosas, que ya nunca vuelven a estar en el sitio de antes. Estos días se comenta el cambio en la percepción social de la famosa escena de la violación de «El último tango en París» (1972), que aunque desde luego no haya sido real no había sido consentida por la protagonista, lo que al ser ahora recordado ha provocado un gran vendaval en tiempo pasado. He ahí el signo inequívoco de la mutación del punto de vista producido en la conciencia social, propio de las revoluciones. Visto así, Donald Trump, en relación con la mujer, representaría un patético y caricaturesco esfuerzo contrarevolucionario, probablemente efímero, un anacronismo semejante al de los insectos prematuros que eclosionan en días de calor de finales de otoño. Valga esta hipótesis como consuelo o esperanza en la que refugiarse. Pero hay otra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

JUAN JOSÉ MILLÁS

Sin vergüenza

Los que más tenían, además de dinero, y quizá por eso, disponían a su antojo de la policía, la...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Ambicioso Schroeder

Schroeder ha escandalizado a sus correligionarios al aceptar un puesto directivo en la...

 
 

PEDRO DE SILVA

En la inopia, me temo

¿Estaremos en guerra? Veo la foto de dos soldados libaneses en lucha contra el ISIS haciendo...

 
 

LUIS SÁNCHEZ-MERLO

´Imagine´

El terrorismo hoy ha pasado a ser la forma de contaminar los regímenes democráticos, con el...

 
 

CAMILO JOSÉ CELA CONDE

Libros sobrevalorados

Cortar las cabezas de los clásicos es una tarea recurrente que cada generación lleva a cabo...

 
 

CARLOS PÉREZ ARIZA

Terroristas jóvenes

Un imán es más que suficiente para ofrecer el cielo redentor en nombre del profeta. Todo parece...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine