Mal de ojos

Espinete, ¿existe Íker?

11.12.2016 | 00:41
Raúl López, caracterizado como Antonio García Ferreras en el Lait Motiv de Buenafuente.

De nuevo, el clon supera al original. Raúl Pérez es un Himalaya, la nueva cumbre de los imitadores patrios. ¿Dónde estaba este tipo? No lo conocía hasta que lo vi una noche en plena forma en Late Motiv haciendo de Antonio García Ferreras mejor que el tal porque el imitador descubre cosas, al acentuarlas, que se nos escapan del primigenio. Es tronchante. El clon Ruiz supera de nuevo al original Íker Jiménez, tan fácil de parodiar con su boquita así, pequeña, entumida, y sus ojos así, redondos, achicados, para darle misterio al misterio, y su frente así, ancha, despejada, para que su pelo al fondo, casi a mitad de cráneo, parezca una corona inquietante, por supuesto oscura y misteriosa, y su nariz, su nariz de águila imperial, mastodóntica, sideral, estratosférica, visible desde el espacio, y alguien tendrá que explicar por qué, otee el horizonte y su plaga de hechos, cosas, personas, espíritus, ectoplasmas y fantasmas que nunca encontraron una puta y razonada explicación. Joder, Íker, vamos, tú puedes. El trabajo se te acumula, y eso que Cuatro no sólo te da, os da a Carmen y a ti, la noche inquietante del domingo subidos a la proa azotada por los vientos de la nave del misterio, como los tortolitos del Titanic, sino que has engatusado a tus jefes con la majadería de Cuarto milenio Zoom y os han dado la tarde. Qué grande eres, canalla. Y Carmen Porter, tu Carmen, otra campeona. Los de Sálvame ocupan la tarde, la noche, el día, la madrugada, la semana y el fin de semana, y se dejan la vida en el plató de Telecinco. Hacéis bien en colonizar poco a poco la parrilla de Cuatro. Cuarto milenio, Cuarto milenio Zoom, Cuarto milenio y mitad, Cuarto milenio de luxe, Cuarto milenio de trapillo. ¿Qué me decís? Hay pocos programas de humor, jolines, y para eso estáis vosotros. Y lo hacéis genial, de verdad os lo digo. Lo hacéis tan bien cuando habláis de, por ejemplo, asesinar por no dormir, el sonambulismo extremo, el ser que cayó del sol en Francia, o una sombra no me deja abrir la puerta, que tenéis los santos cojones de no reíros ni un poquito.

Riqui, riqui, riqui

Hay que tener más templanza que Mariano Rajoy cuando ve entrar a La generala con la escopeta al hombro a la reunión de ministros, para decir un sumario como el que os salió el domingo pasado donde no faltó de ná. Hasta andaban buscando a un ángel, tal como les cuento, que «guió, ayudó, y desapareció». Dicen estos liantes del misterio, estos farsantes de lo oculto y la superchería, que un niño, o sea, un ángel para estos enormes guionistas, fue faro para los rescatadores de los posibles sobrevivientes del accidente de avión en la selva colombiana, entre cuyos pasajeros iba el equipo del Chapecoense. Y de ahí, sin condón ni vaselina, a husmear en la mojama revolucionaria de Fidel Castro porque, además de con sociedades secretas como los iluminati, «hay cierta documentación que revela que era un agente de la CIA». Señales extraterrestres, fenómenos paranormales, exorcismos, ovnis, fauna misteriosa, misterios 4.0, y lo último en el ranquin del pitorreo, de la francachela, de la burla, del choteo y la jarana del matrimonio más acojonante de la pantalla. Se habla mucho de Íker Jiménez pero nos olvidamos con frecuencia, y con injusta desmemoria, de Carmen Porter, que para mí es total. A esta pareja, los Ferreras-Pastor del misterio y lo paranormal, me gustaría verla en casa, cuando no trabajan. Yo creo que se parten el culo. De verdad. No puede ser de otra manera. Yo creo, como hacen los del PP, ahora sin disimulo, que cada día dan un paso más en sus majaderías por ver si cuela, y cuelan, cielo, la gente se lo traga, amor, esto es la bomba, como los del PP, que por muchas fechorías que hagan, nada, la gente los vota a espuertas, y ellos se parten el lomo por las esquinas y piensan en la próxima barbaridad a ver si cuela, y cuela, Soraya, cuela, me meo. Vuelvo a la nave del lío y el misterio. Contaba Carmen la otra noche, con su cargamento de abalorios y joyas de la buena suerte, y más seria que un ajo, que en Cancún hay un fantasma que hace pesas en uno de sus parques. No esturreen todavía la saliva, que Carmen lo cuenta así. Así he titulado Mundo insólito, fantasma gimnasta, dice la copresentadora, y es que en Cancún, en un parque de niños, de repente la máquina, ella sola, riqui, riqui, riqui. Y Carmen acompaña el sonido, riqui, riqui, riqui, moviendo sus brazos como lo hace la gente que esquía o como hacemos cuando queremos decir que anoche tuvimos juerga de cama y nos pasamos las horas dándole al riqui, riqui, riqui. Me troncho, colega, me troncho.

El pene de Ghana

Escuchadme, amiguitos. Seguro que os interesa la siguiente historia. Encaja como un condón apretadito, que viene al pelo, en la sección de Carmen, en su mundo insólito. Te garantizo que podrás seguir diciendo riqui, riqui, riqui como una reina. Verás, resulta que en Ghana el obispo Daniel Obinim dice que fue agraciado con poderes especiales y si quieres, con sólo tocarte, como aquí hacen el papa o los curas santos, te puede alargar el pene o agrandarte las tetas. Vamos, que el menda le da a la carne y al pescado. Pone a los fieles en fila, les toca el manubrio, y lo bendice para que la cosa llegue a un tamaño considerable. Toma, Carmen, eso sí que es un mundo insólito. Riqui, riqui, riqui. Os propongo otro misterio. Lo desvelaba, aunque no explicaba, en Late Motiv, Andréu Buenafuente. Tiene que ver con Camilo Sesto. Qué miedo tú, decía Andréu. Pero no sólo si te lo encuentras de noche, no. De día también. Ponen unas imágenes recientes de Camilo y sí, acojonan, con esos labios a lo Carmen de Mairena. Dice Andréu que Camilo se está «tucaramesuenizando, y es verdad, el tipo es clavado a alguien que no es él, maquillado de él. Llegados a este punto lo que de verdad habría que preguntarse, sabiendo que Espinete no existe –La 1, los domingos, con Javier Aldán– es si existe Íker Jiménez, o es un muñeco, un extraterrestre, o el fantasma que le hace a Carmen Porter por las noches riqui, riqui, riqui mientras se ríen a carcajada limpia de sus fieles en Cuarto Milenio.

La guinda

Otra menos
Los de Sálvame se están quedando helados, tiritando. Tengo entendido que a la gatera se le ha ido otra estrella. Primero fue la absurda Rosa Benito, esa dama de la ignorancia arrogante, luego la patética Raquel Bollo, ese bocado de inmunda necedad, y ahora, por la puerta de atrás, Karmele Marchante, que dice haber abandonado la cloaca sin más, sin despedidas ni arrumacos. La fábrica de purines no para. Nadie las echará de menos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

FANNY SOLA*

Diversidad en el aula, reto y oportunidad

La comunidad educativa ha experimentado cambios importantes en las...

 
 

RAFAEL DE LA FUENTE

Turistas

Es obvio que ahora nos están pasando factura los errores cometidos en el pasado

 
 

Feria y silencio

Sigue siendo agosto. Aún estamos de Feria (por ejemplo, en Málaga) y ya nos ha tocado. Unos...

 
 

MIGUEL ÁNGEL SANTOS GUERRA

Mil cuatrocientos kilómetros

He impartido hace unos días un curso de cuatro horas en el Aula Magna...

 
 

PEDRO DE SILVA

Paréntesis impertinente

La gran actualidad devora a la mediana, y ésta a la pequeña, con la misma rutina con que el pez...

 
 

SUSU

Catalunya sacudida por el terror

No es nada fácil describir cómo nos sentimos los barceloneses tras el...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine