En corto

Apocalypse Now-2

26.12.2016 | 05:00

No es que los extremos se toquen, es que hacen el completo, aunque sea odiándose, o, mejor dicho, con el odio como combustible de su pasión fatal. Andaba Trump en horas bajas incluso antes de entrar en el horario laboral, cuando el brutal atentado terrorista de Berlín lo convierte para muchos en el hombre que le hacía falta a Occidente. Es un juego perverso y muy clásico del terrorismo en cualquiera de sus formas, que aspira a provocar una reacción excesiva que a su vez eche en sus brazos a indecisos y hasta a indiferentes. Es decir, los extremos funcionan cargándose de razón en sus extremismos, hasta que entre unos y otros se cargan lo que quede de razón en el patio. No comparo a Trump con el ISIS, claro, pero son los polos para que, en lugar de ir sofocando los bomberos el incendio, salten nuevas chispas que propaguen el fuego, bajo la cosmovisión del fuego eterno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

FANNY SOLA*

Diversidad en el aula, reto y oportunidad

La comunidad educativa ha experimentado cambios importantes en las...

 
 

RAFAEL DE LA FUENTE

Turistas

Es obvio que ahora nos están pasando factura los errores cometidos en el pasado

 
 

Feria y silencio

Sigue siendo agosto. Aún estamos de Feria (por ejemplo, en Málaga) y ya nos ha tocado. Unos...

 
 

MIGUEL ÁNGEL SANTOS GUERRA

Mil cuatrocientos kilómetros

He impartido hace unos días un curso de cuatro horas en el Aula Magna...

 
 

PEDRO DE SILVA

Paréntesis impertinente

La gran actualidad devora a la mediana, y ésta a la pequeña, con la misma rutina con que el pez...

 
 

SUSU

Catalunya sacudida por el terror

No es nada fácil describir cómo nos sentimos los barceloneses tras el...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine