En corto

Boceto para brindis

30.12.2016 | 21:47

Acaba el bisiesto como había empezado, o sea, con la amenaza del indendentismo catalán de irse de España y crear un nuevo foco de gresca en Europa, como asunto de mayor calado. Bien, para que no nos amarguen otro año tal vez habría que empezar a tomar el asunto con humor, un disolvente de los fundamentalismos infalible, y hacerse a la idea de que es una de esas enfermedades crónicas con las que, para vivir, hay que aprender a convivir. Bien mirado ese tono enfático y heroico de los independentistas, jugando a mártires y haciendo de su proceso por desacato una persecución frente a un pais entero, es bastante ridículo, apesta a naftalina patriótica, y mueve a risa teniendo en cuenta que la mitad de su propio pais no los secunda. Ahora bien, el humor exige saber reírse de uno mismo, y los españolistas podrían ir también aprendiendo. Yo brindaré esta noche por tomarnos menos en serio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

JUAN GAITÁN

Silencio

Medimos la alegría en decibelios y siempre exageramos la alegría, pero cuando las cosas son...

 
 

MATÍAS VALLÉS

Varufakis la emprende contra Tsipras

El libro global del exministro griego desnuda a la troika financiera

 
 

LOLA CLAVERO

Por la cara

La fisonomía nos marca desde el nacimiento de un modo fatal; por la cara se nos juzga y...

 
 

PEDRO DE SILVA

Cirugía de momento virtual

Interesante, el legrado propuesto en Sabadell para limpiar de españolismo las calles, empezando...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

¿Por qué no se persigue en tierra a los traficantes?

Por qué no se persigue en tierra a los traficantes y se espera a que...

 
 

Cartas al director

'Un barbero frustrado', por Bartolomé FloridoHace 55 años, cuando emigré a...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine