El contrapunto

Europa, siempre Europa

El que fuera el orden mundial que instauraron las potencias anglo-americanas a finales de la Segunda Guerra parece instalado en un proceso de descomposición, en manos de rufianes o incompetentes

07.01.2017 | 05:00

Confieso que me emocionó la lectura y el momento del discurso que pronunció Javier Cercas el 7 de diciembre en el Parlamento Europeo. Se nutría su texto en la gratitud por el Premio al Libro Europeo concedido por la Alta Cámara a nuestro escritor por su obra «El impostor». Entre otras citas destacaría ésta. En realidad no era del maestro Cercas. La había tomado prestada de otro maestro, Michel Serres: según él, los europeos hemos vivido «la época de paz y prosperidad más larga desde la guerra de Troya». ¿Es verdad? Por supuesto. Lo es.

Parece que desde otras latitudes, se desearía el torpedear la linea de flotación del portentoso experimento europeo. Tenía la intención de escribir hoy sobre dos obras maestras del arte cinematográfico que llevan el nombre de Europa. Una fue «Europa, Europa» de la siempre espléndida directora y guionista polaca Agnieszka Holland. La otra –«Europa»– la debemos a otro no menos brillante cineasta , el danés Lars von Trier. Son ambas obras imprescindibles para entender las claves básicas de la Europa de la que venimos.

Recuerdo al que fuera un buen amigo y en tantos aspectos maestro, don Pedro Aparicio. El que nos recuerda el arte milagroso de ser un buen alcalde. Si hay alguien que en España merece ser considerado un gran Parlamentario Europeo, con mayúsculas, es él. Nos decía cosas así: «Hoy es ya la Unión Europea la primera potencia económica y comercial del mundo, tiene el mayor número de patentes, universidades, teatros y orquestas sinfónicas, elabora la más avanzada legislación social y presta la ayuda internacional más cuantiosa del planeta». La historia puede tener momentos que dan extraños vértigos...

El que fuera el orden mundial que instauraron las potencias anglo-americanas a finales de la Segunda Guerra parece instalado en un proceso de descomposición, en manos de rufianes o incompetentes . No son buenos momentos. Europa, siempre Europa. No tenemos otros caminos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine