Columna abierta

El pospensamiento crítico

11.01.2017 | 22:31

La muerte de Zygmunt Bauman ensancha la sensación de vacío que dejan los grandes pensadores e historiadores del siglo XX y el XXI. Nonagenarios casi todos, su obra estaba hecha. El vacío es la duda sobre un relevo de nivel análogo en el análisis y la interpretación del tiempo que habitamos y el de nuestros hijos. La «modernidad liquida» de Bauman es la definición conceptual de un mundo que ha perdido los valores sólidos, el estado-nación, la familia, el empleo y el compromiso mismo con la modernidad. En sentido paralelo circula el «pensamiento débil» de Vattimo: la conciencia de que ya no hay relato metafísico capaz de sustentar nuestro presente, paradójicamente porque la filosofía ha dejado de buscar la unión entre razón y realidad.

El poder de análisis y de síntesis histórica de Eric Hobsbawm, marxista revisionista europeo, no soviético, tampoco tiene continuidad en sucesores de su talla. Nos falta igualmente la autoridad socialdemocrática de Tony Judt: «Es repulsiva la idea de una sociedad, en la que los únicos vínculos son las relaciones y los sentimientos que nacen del interés pecuniario». Y también genera desamparo el cierre vital del materialismo filosófico de Gustavo Bueno, su incomparable lucidez dialéctica y la fuerza inductora de su critica de los falsos mitos del pasado y del presente. Bauman, Hobsbawm, Judt, Bueno... todos han muerto en un breve lapso temporal. Aunque queda su obra, nos faltarán sus reacciones ante la evolución o involución del frenético movimiento del siglo.

El pensamiento dominante, conservador o liberal, no es fiable. Sus principios y sus análisis son coartadas para quienes detentan el monopolio de la riqueza a expensas de la desigualdad, la declinante energía del estado de bienestar, la desprotección social, el «precariado» como confluencia del proletariado y las clases medias de antaño, el envenenamiento del aire, el cierre de fronteras a los refugiados, la miseria mental, etc. etc. Vivimos la era de la «posverdad», eufemismo de la no-verdad que es la mentira. Y aterra pensar en la posjusticia, la poslibertad, la posdemocracia como metáforas de una involución de los derechos humanos que solo puede acabar en barbarie y catástrofe. Debatidas, eso sí, en las redes sociales, pura trampa para Bauman.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

PEDRO J. MARÍN GALIANO

Dispensa en el tren de cercanías

Tanto Cervantes como Lope, Quevedo o Calderón de la Barca, entre...

 
 

JOSÉ LUIS GONZÁLEZ VERA

Ni agua a los malagueños

Acabada la feria, aún mal digeridos los crímenes de Barcelona, el regreso a esa rutina tan...

 
 

Trump y lo global

Ha habido, y habrá, mucha literatura al respecto. Toda, desde antes incluso de su elección,...

 
 

MARIO D. BRAÑA

Un poco de ´seny´, por favor

El Barc?a atraviesa la tormenta perfecta para dar carpetazo durante...

 
 

Cartas al director

Violencia TerroristaDe nuevo ha vuelto a golpear el terrorismo matando gente inocente, esta vez...

 
 

LUIS GANCEDO

La hora de los salarios

La economía crece el 3% y los salarios lo hacen apenas el 1,3% según los...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine