El palique

Alegre romería

Comienza Fitur, ya en un ejercicio menos marcado por la crisis. Alegres romerías de las Españas van en AVE por la meseta

17.01.2017 | 05:00

Mañana comienza Fitur, la cita turística más importante de España, que a Madrid le llena las marisquerías y abrevaderos, los bares de menuses, los hotelazos y hasta las pensiones infames. Concejales de Senegal, prohombres del Perú, consejeros de autonomías españolas, embajadores nórdicos, directores rusos de hotel, pisaverdes, tiralevitas, empresarios o viajeros y hasta touroperadores británicos pisarán la moqueta estos días del recinto ferial de la capital de España. Este año la Junta de Andalucía va lista de papeles. O sea, ha inaugurado la era sin papel: no habrá folletos. No sabemos qué harán sin ellos (en las jornadas en las que se deja entrar al público en general) los arramblapegatinas y coleccionistas de merchandising. Bueno, eso, arramblar con los pin y las pegatinas, los llaveros, mochilas, toallas o libretitas, pero ya no con los folletos. Andalucía es un pen drive o un disco duro, un smart phone donde ver las playas de Cádiz, el Pompidou, Úbeda o La Alhambra de Granada.

Fitur empieza mañana. Ya hoy hay una pechá de actos. Galas. Recepciones. Condumios, promociones. La crisis parece haber acabado. Ya no hay un tío de la oposición y un periodista detrás de cada edil de Turismo para ver cuánto gasta o si va o no va o qué dispendio hace el municipio en cuestión. Ahora vamos detrás diciendo ´dame argo´. Hay más alegría, dicen. Muchos turistas, las pernoctaciones las contamos a manos llenas, se inauguran hoteles cada poco. Y ya, si se creara empleo de calidad sería la hostia.

Fiturear es ya un verbo practicado estos días por numerosos malagueños también. Moqueta arriba, moqueta abajo se conspira y fotografía, se cierran tratos, se trenzan promesas, se palmean espaldas y se dan apretones de mano. Se queda para tomar un vino en la Cava Baja. O dos si son pequeños. Gigantesco negocio de la industria más atrayente del mundo. Si descontamos la del sexo. En Málaga hubo una vez un esbozo de intentar hace un Fitur, o al menos un fiturito o fiturín. Sin descartar un fiturete. Tenemos a quienes sabrían hacerlo muy bien. Hay recintos y ganas de feria y somos un potente referente turístico. Pero nos vamos conformando con las ferias del queso o de las novias o de los jerseys de saldo y si acaso con congresos de estomatólogos, lo cual es magnífico y deja dinero pero tiene un inconveniente: no es Fitur. Van cargados los AVE ya para la meseta. Alegre romería con pase pernocta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

ANTONIO RICO

Turistas como Ulises

Los turistas debera?n ser tan listos como Ulises cuando engañó al ci?clope Polifemo si quieren...

 
 

GABY BENEROSO

Peatón de feria

Soy adicto al taxi. De hecho, lo uso a diario. Incluso, diría que lo disfruto, convencido de...

 
 

PEDRO DE SILVA

No está uno para hablar

Leí anteayer la paliza del Real Madrid al Barça y me sorprendí alegrándome. ¿Qué pasa aquí?, me...

 
 

JAVIER MURIEL NAVARRETE

¡Árbol va!

En Marbella se oyen tambores de guerra. Los independentistas de Opción Sampedreña (OSP) han...

 
 

JUAN ANTONIO MARTÍN

¿Sobran turistas o no sobran turistas?

La luz del verano nos energiza a todos. Y a no pocos nos vela el...

 
 

ÁNXEL VENCE

Corruptos, pero profesionales

Sostienen sus adversarios que el partido de Rajoy es el más corrupto...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine