Cartas al director

28.01.2017 | 00:03

Otro toque de atención al alcalde de Málaga o a su sus asesores, por Borja Miralles


Entiendo que el alcalde de Málaga es un hombre muy ocupado. Sé que su agenda es un sufrimiento para todo aquel concejal que intente seguir su frenético ritmo. Conozco a través de los periódicos ,y sobre todo a través de La Opinión de Málaga, que se preocupa hasta de los detalles más pequeños de la ciudad y que lo tiene todo o casi todo en la cabeza. Me consta que se preocupa por casi todos los asuntos de esta ciudad, pero esta es la tercera vez que le escribo una carta y todavía no ha solucionado un problema que he denunciado aquí en dos ocasiones y espero que no tenga que sufrir ningún niño alguna tragedia para que al final usted ponga remedio al problema.

Me explico. Hace meses, cuando empezó el curso escolar le escribí una carta y me consta que o usted la leyó o alguien de su equipo (que para eso están) se la hizo llegar. En esa carta le contaba que en la calle Arcángeles, a eso de la altura del número 49-51 se estrecha una calle de dos direcciones con una leve curva que provoca un ángulo muerto. Esta calle es una de las salidas usadas por los padres que dejan a sus hijos en el colegio de Las Esclavas para coger la autovía. El problema es que metros antes se hizo una rotonda para desviar el tráfico por donde está el Aldi para que fuera esa la zona de entrada y salida hacia la autovía, pero los padres optan por seguir recto por calle Arcángeles para evitar las retenciones que se producen en la salida natural y lógica del Cerrado de Calderón. Pues bien. Los padres, insensatos ellos, acaban de dejar a sus hijos en el colegio y con las prisas con la que vivimos circulan a 60 kilómetros hora por la calle Arcángeles con el peligro que conlleva esa curva ciega que no deja ver si viene otro coche, por lo que el accidente está casi garantizado al no entrar los dos por ese estrechamiento de la vía. Pero lo peor es que son numerosos los niños que van andando y cruzan, por lo que confío que no se produzca una tragedia como sucedió en el colegio Cerrado de Calderón y sea entonces cuando se tomen medidas.

Sé que alguien ordenó medir el tráfico en la zona con latiguillos, pero esas mediciones no tienen en cuenta que no se trata de que haya un tráfico intenso durante todo el día. Es sólo durante la entrada y salida del colegio, por lo que si esa medición hizo la media de todo el día habrá salido una cifra ridícula. En fin, sólo le pido que ponga un «guardia muerto», un baden, algo que haga que los padres desistan de coger esta vía o tengan que reducir su velocidad. Confío que la solución no venga de la mano de ningún accidente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Taxistas y violentos

De nuevo espanta una violencia tan grande. Un chico italiano ha muerto a patadas de otros...

 
 

GONZALO LEÓN

La Feria de Malagaluf

¿Qué nos llevamos de las masas de jóvenes que deambulan por el Centro con su mochila a cuestas?...

 
 

CRISTIAN ARDURA

Hacienda, el peor enemigo para Messi y Cristiano

Expertos en fiscalidad señalan que la raíz del problema de los...

 
 

Cartas al director

'Visitas a la Basílica de la Victoria', por Pilar AlonsoRecientemente he disfrutado de...

 
 

DANIEL CAPÓ

Plena soberanía

La nueva sensibilidad política que consiste en dejar sólo el músculo de la voz del pueblo sin...

 
 

PEDRO DE SILVA

Los motivos del turismo de masas

¿En qué consiste el llamado turismo de masas?, ¿en comprobar que...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine