Columna abierta

Mundo real y debates de cátedra

Los tiempos que viven España y el mundo no justifican polaridades irreconciliables entre demócratas

01.02.2017 | 22:41

Una cosa es ser y otra parecer. Lo que parece es que el PP y el PSOE de la Gestora se entienden bien, con la tácita voluntad de no dar juego a la derecha de Ciudadanos ni a la izquierda de Podemos. Si además de parecerlo fuera esa la intención, estarían acorazando el modelo bipartidista que no quieren abrir a «intrusos». Los ya numerosos acuerdos de ambos partidos en materias de importante contenido político y social, predefinen una legislatura de consensos pragmáticos, sin relajar la retórica de las identidades ideológicas. Un posible indicio estaría en que la oposición socialista al presupuesto de Rajoy acabe otra vez en abstención, lejos del «no es no» que aún sobrevive al anatema oficialista de Ferraz.

Sería absurdo descalificar avances de interés general y correcciones en leyes nacidas de la anterior mayoría absoluta. Los tiempos que viven España y el mundo no justifican polaridades irreconciliables entre demócratas. PP y PSOE son europeistas de convicción y comparten el deseo de revitalizar la UE frente al episodio brexit, la desdeñosa prepotencia de Trump y los augurios de muerte del euro que salen de su equipo. La próxima cumbre de Malta será reafirmativa del vigor de la Unión frente a los agoreros interesados en su declive y los euroescépticos de buena fe, que no aciertan a ver algo tan evidente como es la concentración en Europa de los valores democráticos de la libertad y la solidaridad, puestos en solfa por el deplorable mandatario de EEUU y por el creciente oportunismo neofascista.

España estaría entre los perdedores netos de un teórico ´crack´ de Europa. El estrago antisocial dimanado de la austeridad frente al crecimiento ya es un juguete roto. El rigor contra el déficit está siendo modulado con prudente elasticidad. El dictado de Bruselas o la rigidez de admistradores como Schauble tienen que ceder para no liquidar la Unión en un conjunto de exmiembros condenados al liderazgo de otros bloques. El cambio del mundo es un hecho de mayor trascendencia que la imaginada, e impone soluciones nuevas. Una equilibrada cohabitación en el poder de las fuerzas democráticas implicadas en valores de progreso puede hacerse más necesaria que la confrontación de minorías ideológicas en interminables debates de cátedra. Es una conjetura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Colarse en el metro

Algunos paisanos se pasan por el torno lo de que hay que pagar billete. El suburbano lo explica...

 
 

CARLOS PÉREZ ARIZA

Sequía total

La lluvia ausente se hace perenne, pero el pulso político está en otros menesteres menos...

 
 

DANIEL PÉREZ MORALES*

Amputar el metro

En nuestra ciudad se está coartando el progreso debido a la actitud irresponsable y partidista...

 
 

ADRIANA MARTÍN

Los valores del deporte

Que el deporte es una herramienta para educar en valores es innegable. Que además el...

 
 

HORACIO EICHELBAUM

Me duele la cabeza

Los periodistas deberíamos llevar un termostato para cuando desprendemos demasiado calor en los...

 
 

JUAN CARLOS BONILLA

Lujos

No sé si recordarán esto. Mick Dugan: «Estás preciosa». Tess McGill: «!Ya, pero me gustaría un...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine