La mirada femenina

Periodista y filósofa de la acción

03.02.2017 | 23:16

Qué es el arte sin un sujeto inteligente, crítico, generoso y valiente que lo reconozca? Esa mirada validadora de quien reconoce el talento ajeno era la mirada de Paloma Chamorro.

Recuerdo que un día del año ochenta y cuatro puse la tele y me colé en el único programa de música en directo de la parrilla televisiva de aquel entonces. La presentadora lucía estética After Punk; ojos y labios pintados de oscuro, y un cabello encrespado, inmune a la fuerza de la gravedad.

Me maravilló la brillante presentación que hacía de un grupo nacional que para mí era del todo desconocido; Alaska y Dinarama.

No sé si quedé más cautivada con el peinado de Alaska o con el de Paloma Chamorro. Ambas mujeres me fascinaron enormemente; la primera por ser una artista pequeñita de voz grave, algo bastante inusual, y la segunda, por ser una periodista incisiva, profunda y honesta.

Paloma Chamorro detestaba que la definieran como artista, ella no se consideraba como tal; se definía como filósofa de la acción. Y es que acción no le faltó a su vida. Luchó contra la censura franquista de los setenta, y en los ochenta propuso el programa «La edad de oro», un formato televisivo de música en directo del todo novedoso y que también fue censurado. Precursora de la movida madrileña que definió como movimiento guerrillero que tenía como finalidad modernizar Madrid. Ella misma modernizó el periodismo televisivo aportando un personalísima manera de entrevistar, más directa e incisiva. «Siempre he querido ensanchar los límites de la libertad de expresión» –dijo en vida en una de las pocas entrevistas que concedió.

Entrevistó a grandes pintores como Joan Miró, Salvador Dalí, o Barceló.

«El artista era aquel ser humano con una impetuosa necesidad de expresarse y con algo rigurosamente nuevo en su expresión». Respetaba y admiraba las distintas tendencias. Le gustaba, como ella misma dijo en ocasiones, degustarlo todo y conciliar lo irreconciliable. Una vez le preguntaron qué prefería, si a Joan Miró o a Dalí, y respondió que se quedaba con ambos.

Siempre estuvo muy conectada a su formación filosófica, probablemente de ahí su espíritu crítico. Según ella, el camino más adecuado para su propia sabiduría era aprender de la vida vista a través de la gente que más le interesaba. Entrevistar era la manera.

Por «La edad de oro» pasaron músicos de la talla de Lou Reed o The Smiths, tanto como referentes de la movida madrileña; Alaska y Dinarama, Kaka de Luxe, Los Rebeldes, Loquillo, Gabinete Caligari, Danza invisible o Almodóvar y Mcnamara€

El suyo era un periodismo de una honestidad aplastante. Le gustaba profundizar en sus preguntas para descolocar al entrevistado, y luego era algo exigente y crítica, incluso atrevida a la hora de recibir según que respuestas. Como cuando le soltó abiertamente a uno de los integrantes de The Smiths que estaba siendo hipócrita por no mojarse demasiado en una respuesta.

Pero como era de prever, los sectores más conservadores se escandalizaron con aquellos chicos flacuchos y desaliñados que Paloma Camacho ensalzaba en su programa. Y tampoco gustaba el hecho de que una mujer atractiva y maquillada se atreviera a ser tan directa en televisión. En aquella España aún no había cabida para su actitud rompedora y desenfadada, ni para travestismos, bromas subiditas de tono o guitarras eléctricas excesivamente distorsionadas.

En 1985 fue procesada por crímenes contra la iglesia, y llevada a juicio por la emisión de un videoclip en el que salía un personaje crucificado con cabeza de animal. Más tarde sería absuelta pero un abogado conseguiría que la edad de oro no volviera a emitirse.

«La estación de Perpignan» y «La realidad inventada» fueron sus últimos programas de televisión dedicados a las artes plásticas. Más tarde desaparecería de los focos. En su última etapa, Paloma Camacho se retiró a vivir al campo donde cuidaba gallinas y cultivaba acelgas. El pasado 29 de enero, su familia comunicaba su fallecimiento a los 68 años de edad, sin esclarecer la causa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine