Lo que hay que oír

Os/as

El plumero políticamente correcto y gramaticalmente incorrecto que asoma en el texto del BOE que regula la evaluación del Bachillerato para acceder a la Universidad

09.02.2017 | 05:00

Este artículo es altamente peligroso. Dependiendo de que usted se muestre de acuerdo o en desacuerdo con la redacción del BOE del 23 de diciembre de 2016 que regula la evaluación de Bachillerato para el acceso a la Universidad y manifieste su opinión al respecto en las redes sociales, está a un paso de que en ellas lo tilden de progresista, feminista, feminazi, machista, facha, falocentrista, falócrata o gramanazi. No hay escapatoria: o estás conmigo o estás contra mí, quienes expenden los carnés ideológicos jamás aceptan matices ni disidencias gramaticales. Queda hecha la advertencia.

Aunque al principio la Orden Ministerial usa «alumnado» como término que aúna los géneros femenino y masculino («el alumnado que quiera acceder», «accesibilidad universal del alumnado», etc.), enseguida la terminología usada se decanta por el masculino incluyente: «Los alumnos que quieran mejorar su nota»; «el tiempo de realización de las pruebas de los alumnos con necesidades específicas»; «no exigen construcción por parte del alumno», etc. y muchos etcéteras. No debe extrañarnos tal indecisión o falta de criterio, ya que en el Anexo II, en el «Cuestionario para el alumnado», se pregunta lo siguiente: "¿Qué clase de puesto de trabajo ocupan tu madre y tu padre en sus respectivas actividades laborales principales? Si uno de los dos no realiza un trabajo remunerado actualmente, responda en relación al último realizado. Marca en cada columna la categoría laboral que mejor describa la actividad de cada uno de ellos. Cada categoría cuenta con una serie de ejemplos para ayudarle a decidir la correcta. En caso de falta de uno de los dos, marque ´No aplicable´». Vaya ensalada empanadera en tan breve espacio: no se sabe si se tutea al alumnado («tu madre y tu padre», «marca») o se le ustea («responda», «ayudarle», «marque»), aunque parece que sigue, en lo referente al género, prefiriendo el masculino incluyente: «uno de los dos» o «ellos». Sin embargo, cuando se orienta a la chavalería para que respondan a la pregunta antedicha, el plumero políticamente correcto y gramaticalmente incorrecto de la redacción asoma en el apartado «Profesionales». Léanlo: «Científicos/ as, matemáticos/as, ingenieros/ as, arquitectos/as o informáticos/ as, profesionales de la biología y la sanidad, profesores/as, profesionales de las leyes, científicos/ as especializados/as en temas sociales, periodistas, escritores/ as y artistas, profesionales religiosos/ as...». Se le ve el plumero de la ignorancia: ¿Acaso no son las matemáticas una ciencia para que se distinga entre científicos/ as y matemáticos/as? ¿A qué viene la separación entre científicos/ as a secas y científicos/as especializados/ as en temas sociales? ¿Hay ciencias de primera y de segunda? Se le ve el plumero agramatical, digo también, pues si lo que desea es apartarse del masculino incluyente, es más económico escribir: «Profesionales de ciencias, ingeniería, arquitectura, informática, biología y sanidad, enseñanza, leyes, periodismo, escritura y arte, religión», menos palabras diciendo lo mismo, claridad total nada discriminatoria.

Pregunto (preparen los insultos en las redes: dará igual, no alimento «trols» o «troles»): ¿De verdad alguien en sus cabales desea que palabreemos así, con esa mezcla de ignorancia y prolijidad masculino/femenino, haciendo farragosa y demencial la comunicación, disfrazando con la máscara de lo políticamente correcto la lucha justísima e inaplazable contra el machismo y sus tétricas y asesinas manifestaciones, rascando donde no pica? Bien me gustaría que tal desbarajuste gramatical sirviese para aumentar la visibilidad de la mujer. Pero me temo muy mucho que solo valga para dar armas al enemigo, presto a la burla. Preparen improperios asimismo contra Paz Battaner, sabia lexicógrafa y reciente académica de la Lengua, que responde así a la pregunta sobre su posición frente a los asuntos de género, un asunto que «levanta muchas ampollas» según Jesús Ruiz Mantilla, el entrevistador: «No es el tema más importante a mi juicio. Se debe utilizar el masculino incluyente en la mayoría de los casos porque lo demás llevaría a inconsistencias muy grandes y a discursos reiterativos que no ayudan a mejorar la presencia de las mujeres en la sociedad». Nada, nada, ya lo saben: machista, facha, falocentrista, falócrata, gramanazi y lo que haga falta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Trabajo en grupo

El informe PISA ha descubierto nuestro anarquismo e individualismo. Dice que no sabemos...

 
 

El Cazador Othello

Pablo Laso pidió su salida del equipo este verano ante la incredulidad de muchos dirigentes...

 
 

ENRIQUE BENÍTEZ

Una mujer para la historia

Concepción Loring Heredia fue la primera mujer que intervino en el Congreso

 
 

F. J. CRISTÓFOL

La luz de la Navidad

Aquellos años en los que nos quejábamos del dispendio económico que suponía la espectacular...

 
 

Apuñalamiento en misa

Estaban en misa. Cabe preguntarse si todos los presos van a misa en Soto del Real por fe o...

 
 

PEDRO DE SILVA

Pesimismo relativo

Al ser la democracia la patria del relativismo, las verdades absolutas son incompatibles con...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine