En corto

Entierro interminable

13.02.2017 | 05:00

La hipótesis, ahora retomada, de que los restos de Lorca no aparecen por haber sido desenterrados por familiares para darle una sepultura digna, debería ser asumida para cerrar el caso de una vez. No es más creíble que otras, pero este expediente habría que concluirlo ya, para evitar que pase a formar parte del repertorio de leyendas urbanas sobre muertos y tumbas vacías. Por otra parte el argumento de la «sustracción» de los restos es bueno: a fin de cuentas es el utilizado por las gentes del stablishment de Galilea para explicar la desaparición del cuerpo de Cristo del sepulcro en el que había sido depositado (que no haya funcionado, y aquel expediente no se cerrara, es otro asunto). La obra literaria de Lorca, aunque tire a tremendista a veces, es sutil y delicada, por lo que pide oídos muy atentos a los matices. Es en ella donde sigue vivo, y el ruido ambiente no la beneficia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine