Nuestro mundo es el mundo

¿Puede perder Merkel en Alemania?

17.02.2017 | 22:36

La victoria de Trump, encuestas favorables a la extrema derecha en Holanda y Francia y el ascenso en elecciones regionales de Alternativa por Alemania (AfD), indican que los ciudadanos se rebelan contra los partidos tradicionales y apuestan por el populismo nacionalista.

Pero hay datos que apuntan a que esta interpretación puede ser precipitada. En Francia, el rechazo a los partidos de siempre, republicanos y socialistas, ha hecho que los favoritos para la segunda vuelta de mayo sean Marine Le Pen y el economista Emmanuel Macron, exministro independiente de Hollande que no se define como socialista sino de centro y apuesta por más Europa. Estaríamos pues ante dos candidatos de protesta, la nacionalista y antieuro de Marine Le Pen y el europeísta Macron. Y hoy ganaría Macron.

Más sorprendente es lo de Alemania. Hasta primeros de año parecía que Merkel ganaría de largo en septiembre, se repetiría la actual gran coalición con el SPD y la única incógnita era el volumen de voto de protesta y anti inmigración que recogía la AfD.

Pero tras la retirada de Sigmar Gabriel, líder hasta ahora del SPD, y su relevo por el expresidente del Parlamento Europeo, Martin Schultz, las cosas están cambiando con rapidez. El 50% de los alemanes, catorce puntos más que antes de las elecciones del 2013, dicen preferir un gobierno del SPD frente al 39% que apuestan por Merkel. Y la intención de voto al SPD se ha disparado y empata ya con el CDU. Y según "Der Spiegel" el viento a favor de Schultz sopla con fuerza y el de Merkel se estanca.

¿Por qué? Se apunta al cansancio generado por tantos años de gobierno (doce), que también afectó a Adenauer, Kohl o Margaret Thatcher. Y a que la actitud de Merkel hacia los inmigrantes rompió su vínculo con el electorado más conservador y con los dirigentes de la bávara CSU, más pendientes de las elecciones de Baviera el año que viene que de las federales.

Pero todo se ha producido tras el aterrizaje de Schultz, un autodidacta que se presenta como un hombre del pueblo, sin título universitario y lejano al establishment alemán (ha sido 20 años parlamentario europeo). Y Schulz no critica la acogida de refugiados, muestra más entusiasmo europeísta que la pragmática Merkel y parece atraer especialmente al electorado joven. Una parte del nuevo voto de protesta iría así a la socialdemocracia, el partido mas antiguo de Alemania. ¡Curioso!

En Francia y Alemania un cierto deseo de ruptura se divide pues entre el nacionalismo, nostálgico de las viejas fronteras, y un incipiente neoeuropeismo. Habrá que ver, pero un canciller como Martin Schultz en Berlín cambiaría el tablero europeo. Aunque mantuviera la gran coalición.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

JUAN DE DIOS CRESPO

Sudar la camiseta

Eso es lo que se dice cuando se entra en un campo de fútbol, es lo que el entrenador, el...

 
 

ALBERT CANO

Por dentro y por fuera

Cómo lo venUna May cada vez más débil y un año de...

 
 

La pesadilla de las naciones

El otro día Pablo Iglesias hizo una disquisición sobre las naciones...

 
 

SUSU

Perdidos en la lluvia

Él caminaba bajo la lluvia. Con paso firme y rápido iba sorteando los pequeños charcos de entre...

 
 

Cartas al director

Criminales buenos y criminales malosUn preso político es aquella persona que ha sido...

 
 

GUILLERMO BUSUTIL*

La rubia del descapotable

Con alias de detective de cine y perfil hitchcock armado de pipa, rastreó los...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine