Inventario de perplejidades

El pronóstico de Rajoy

21.02.2017 | 22:35

Es inevitable decir algo sobre la sentencia. Pero no sobre los fundamentos jurídicos, que ya se encargará el Supremo de confirmarlos o modificarlos a su debido tiempo. Además, ¿quién se lee sus casi mil folios de apretada redacción no siendo un penalista desocupado sin mejor cosa que hacer? Así pues, el asunto se reduce a opinar si la pena para Urdangarin es demasiado leve o si la infanta Cristina también debería haber acompañado a su esposo camino de la cárcel, porque la excusa de que no se enteraba de las actividades de su marido no les parece válida. Eso, y nada más que eso, es lo que se debate en las tertulias constituidas en tribunales populares. El resto (absolución o condena del resto de los procesados) ha pasado casi desapercibido. Desde sus inicios, el «caso Nóos» ha mantenido entre entretenida y escandalizada a la opinión pública porque la mezcla de ingredientes entre la crónica negra y la crónica rosa es un brebaje irresistible para los degustadores de emociones fuertes. Ahí es nada, una Infanta de España y su esposo, un destacado deportista, implicados en un feo asunto de choriceo. Algunos disfrutaron el espectáculo como una versión aristocrática de unos sofisticados «Bonnie and Clyde» que se dedicaban supuestamente a ordeñar instituciones públicas y privadas aprovechando su condición de miembros de la Familia Real. Y otros, como la guinda del maloliente pastel de la corrupción política que asoló el país durante estos años. En ese agitado periodo habíamos visto sentarse en el banquillo, o ingresar en prisión, a banqueros, políticos, deportistas, militares de alta graduación, eclesiásticos, policías, guardias civiles, alcaldes, estrellas de la canción española... Todos contribuyeron a desmoralizar a la población que asistía indignada al saqueo. Pero este caso ya fue el colmo porque afectaba al corazón del Estado. El rey Juan Carlos tuvo que abdicar en su hijo, después de pedir perdón por otras conductas suyas que parecieron impropias, y Felipe VI vio conveniente retirar a su hermana Cristina y a su cuñado el título de Duques de Palma y pedirle infructuosamente que renunciara a su condición de Infanta. Una vez conocida la sentencia (seis años y tres meses de prisión para él y absolución para ella) queda a los medios centrar la atención en el posible ingreso en la cárcel, el régimen de visitas, los beneficios penitenciarios, los permisos y, por fin, la libertad, primero provisional y luego definitiva. El serial es largo y de cada paso tendremos la correspondiente portada porque hay que estirar el negocio. En cualquier caso, queda por averiguar en virtud de qué extraño mecanismo mental un muchacho que tenía la vida resuelta se metió (o se dejó meter) en semejante lío. Aunque la mayor culpa la tuvieron los políticos que, por un extraño sentido del vasallaje, se avinieron a firmar unos pagos excesivos por unos trabajos inexistentes. El más listo fue Rajoy, que en 2014 pronosticó que a la Infanta le «iría bien».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Trabajo en grupo

El informe PISA ha descubierto nuestro anarquismo e individualismo. Dice que no sabemos...

 
 

El Cazador Othello

Pablo Laso pidió su salida del equipo este verano ante la incredulidad de muchos dirigentes...

 
 

ENRIQUE BENÍTEZ

Una mujer para la historia

Concepción Loring Heredia fue la primera mujer que intervino en el Congreso

 
 

F. J. CRISTÓFOL

La luz de la Navidad

Aquellos años en los que nos quejábamos del dispendio económico que suponía la espectacular...

 
 

Apuñalamiento en misa

Estaban en misa. Cabe preguntarse si todos los presos van a misa en Soto del Real por fe o...

 
 

PEDRO DE SILVA

Pesimismo relativo

Al ser la democracia la patria del relativismo, las verdades absolutas son incompatibles con...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine