Por dentro y por fuera

26.02.2017 | 16:32

Cómo lo ven
Colapso financiero de Estado Islámico y fractura en Italia

Der Spiegel se hacía eco de las crecientes dificultades financieras que afronta el califato de Estado Islámico. Según un estudio elaborado por el londinense King´s College, la pérdida creciente de territorio bajo su control ha provocado un notable descenso de los ingresos fiscales (en clara progresión durante el período 2014-2015), lo que ha obligado a reducir el presupuesto disponible a la mitad, durante el año pasado. Clarín reseñaba la fractura producida en el seno del centro-izquierda italiano, donde una minoría de dirigentes se mostraba reacia al liderazgo de Matteo Renzi, ex primer ministro transalpino, al frente de la formación. El Partido Demócrata, fruto de una alianza entre excomunistas y exdemocristianos, puede verse así en serias dificultades en caso de un adelanto electoral (los comicios deberían celebrarse en junio de 2018), ya que los populistas del Movimiento Cinco Estrellas amenazan su primera posición.


Cómo nos ven
La excepción española y platos que no pueden perderse

A raíz de la exitosa manifestación de Barcelona, donde (por lo menos) 160.000 personas pedían al Gobierno español más implicación en la acogida de refugiados, Quartz volvía a señalar la excepcionalidad política española (en comparación con el resto de Occidente), en cuanto al ascenso rampante de fuerzas políticas populistas de derecha (contrarias a la inmigración, a la apertura de fronteras y a las políticas globalizadoras preconizadas desde la Unión Europea). The Daily Telegraph elaboraba, para sus lectores británicos, una lista con diez platos que no deben perderse si van de vacaciones a España. Serían: la tortilla de patatas, la paella valenciana, el gazpacho, el cochinillo (por supuesto, en el segoviano Mesón de Cándido), el rabo de toro estofado (especialmente, el de Pamplona), la fabada asturiana, el pulpo a Feira y las gambas al ajillo, sin dejar de lado las croquetas o la almadraba gaditana.

Qué se cuece
El público paga por la calidad y los límites de Twitter

Media-tics apuntaba que se está produciendo un cierto cambio de tendencia, entre el público: conscientes de las mentiras que circulan por internet y redes sociales, algunos lectores vuelven a refugiarse en las cabeceras de calidad. Esto se aprecia en el incremento de las suscripciones digitales de medios como The New York Times (que han crecido un 47%, en comparación con 2014), The Washington Post (un 75% más que en 2016) o The Wall Street Journal (con 110.000 nuevos suscriptores en los meses finales del año pasado). Ticbeat señalaba los límites a los que se enfrenta Twitter, la red social que menos ha crecido, durante los dos últimos años (sus 31 millones de nuevos usuarios parecen irrisorios, frente a los más de 500 millones añadidos por WhatsApp o Facebook Messenger). Sin embargo, aún conserva algunas virtudes importantes, como ser el canal por excelencia a la hora de informarse o constituirse como una herramienta básica para construir la marca personal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

LOLA CLAVERO

Por el honor de una mujer

Ser mujer se ha vuelto a poner difícil en estos tiempos, pero la dificultad nos estimula....

 
 

Diccionarios

Elector: el que goza del sagrado privilegio de votar por un candidato que eligieron otros

 
 

JUAN GAITÁN

Agua de otoño

Se acerca el invierno y seguimos anticiclónicos y secos. El otoño se nos acaba, pero antes de...

 
 

JUANA FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ*

Consumir o morir

En nuestra sociedad, los residuos crecen y crecen a pasos agigantados. Al mismo tiempo, se...

 
 

PEDRO DE SILVA

Respirar

Hay artículos de lujo y artículos de primera necesidad. Parece fácil distinguirlos, pero no lo...

 
 

JUAN JOSÉ MILLÁS

¡Atención!

¡Qué rara, la afirmación de Oriol Junqueras según la cual su condición de creyente resulta...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine