La quinta columna

Mueca impune

26.02.2017 | 23:21

La mueca de satisfacción de Urdangarín, comprensible porque de momento no va a la cárcel, resulta ofensiva. Alguien debería haberle dicho al cuñado del Rey (su abogado, por ejemplo) que fingiera alivio, agradecimiento o al menos conmiseración por todos aquellos que son mandados a la trena sin atender a sus «particulares circunstancias, sobradamente conocidas».

En vez de reflejar cualquiera de estas tres emociones, el marido de la Infanta prefirió (o no pudo evitar) mostrarse encantado de haberse conocido. Pero, claro, eso es lo que ha hecho siempre (también cuando delinquía y se creía más listo que el común de los españolitos).
Tan largo enamoramiento de sí mismo, sin duda instigado por la práctica exitosa del deporte y su refrendo popular, no puede ser rebajado ni por una pena de seis años de cárcel. Tampoco por el eco que sin duda habrán dejado en su cerebro los gritos de «ladrón» y «chorizo».

Podía haber mirado al cielo, como cuando iba camino de su primer interrogatorio, desencajado por lo que sabía que se le venía encima; o mostrarse tan compungido como un niño grandote pillado en fea travesura (véanse las fotos del juicio de Nóos).

Pero el jueves, día señalado por los crédulos como el de su ingreso en prisión (o si no como el del pago de una fianza para evitar tan ignominiosa circunstancia), fue benigno con él. El único disimulo que se permitió fue el de portar una mochila, se supone con la ropa que podría necesitar tras las rejas, si es que tras ellas era enviado. No hubo ni una cosa ni la otra, y la mueca que llevaba puesta desde casa (esa ciudad de Ginebra donde arraiga laboralmente sin empleo conocido) afloró con total impunidad. Y digo bien: impunidad, pues lo menos que puede pedirse a alguien que tan bien ha sido tratado por la justicia, que ha obtenido de ella «lo mejor», como con inusitada presciencia esperaba su abogado, es que no se ría de nosotros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Colarse en el metro

Algunos paisanos se pasan por el torno lo de que hay que pagar billete. El suburbano lo explica...

 
 

CARLOS PÉREZ ARIZA

Sequía total

La lluvia ausente se hace perenne, pero el pulso político está en otros menesteres menos...

 
 

DANIEL PÉREZ MORALES*

Amputar el metro

En nuestra ciudad se está coartando el progreso debido a la actitud irresponsable y partidista...

 
 

ADRIANA MARTÍN

Los valores del deporte

Que el deporte es una herramienta para educar en valores es innegable. Que además el...

 
 

HORACIO EICHELBAUM

Me duele la cabeza

Los periodistas deberíamos llevar un termostato para cuando desprendemos demasiado calor en los...

 
 

JUAN CARLOS BONILLA

Lujos

No sé si recordarán esto. Mick Dugan: «Estás preciosa». Tess McGill: «!Ya, pero me gustaría un...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine