En corto

Un gran final perdido

28.02.2017 | 22:33

A diferencia (según se dice) de Warren, Clyde era un tipo frío también en el sexo, y le costaba. No obstante a fuerza de empeño consigue subir al cielo a Bonnie (a la que da vida Faye) quien, tendida en la hierba, mientras se quita una brizna de la cara y pone sus ojos brillantes en Clyde (que, sorprendido todavía de lo que ha hecho, la mira desde encima pidiendo un simple aprobado), le dice: «¡Oh, Clyde, ha sido perfecto!». Bien, puede haber alguna traición en la memoria, pero más o menos así era la escena en el filme Bonnie and Clyde. El asunto, y hablo ahora de la gala de los Oscar, pudo todavía haber tenido arreglo si, tras el fiasco, Faye mirara tiernamente a los ojos a Warren, y declinara con amor la misma frase citada. El problema es que a partir de cierta edad las buenas ocurrencias suelen llegar cuando ya ha pasado la ocasión, y tampoco había allí guionistas en tiempo real.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

JUAN DE DIOS CRESPO

Sudar la camiseta

Eso es lo que se dice cuando se entra en un campo de fútbol, es lo que el entrenador, el...

 
 

ALBERT CANO

Por dentro y por fuera

Cómo lo venUna May cada vez más débil y un año de...

 
 

La pesadilla de las naciones

El otro día Pablo Iglesias hizo una disquisición sobre las naciones...

 
 

SUSU

Perdidos en la lluvia

Él caminaba bajo la lluvia. Con paso firme y rápido iba sorteando los pequeños charcos de entre...

 
 

Cartas al director

Criminales buenos y criminales malosUn preso político es aquella persona que ha sido...

 
 

GUILLERMO BUSUTIL*

La rubia del descapotable

Con alias de detective de cine y perfil hitchcock armado de pipa, rastreó los...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine