19 de marzo de 2017
19.03.2017
Mal de ojos

Un consejo, mejor con el dedo

19.03.2017 | 21:05
Txabi Franquesa y Ruth Jiménez forman el dúo de presentadores de Tips.

Está muy bien echar mano de las bolitas chinas, de los consoladores, de todo juguete sexual que haya en el mercado y sirva para estimularnos, para espabilar las relaciones de pareja, pero ojo, no olvidemos nuestras propias manos, nuestros deditos, que el roce de la piel con la piel no tiene sustituto para la búsqueda del placer. Es el consejo, el «tip» que ese día dio Lorena Berdún como colaboradora de Tips, el magacín que La 2 emite a diario –de lunes a viernes, de 8 a 9 de la noche– y que me cautivó desde que empezó su andadura. Lleva en antena, aunque no lo parezca, aunque la audiencia sea casi testimonial pues apenas alcanza el dígito, es decir, ni un 1%, es decir, menos de 100.000 espectadores, desde mediados de septiembre del año pasado. Con Tips he pasado el invierno frente a la chimenea a esa hora de la tarde que se pone noche en cuanto te descuidas. Dirigido desde Barcelona por Laura Folguera nos habla de tecnología, arquitectura, moda, música, cocina, bienestar, sexo, redes sociales, y un sinfín de cositas en forma casi de píldoras que lo hacen ameno, divertido, interesante, eléctrico. Por el plató abierto, como una nave con diferentes ambientes, pasa el equipo de colaboradores como un ejército que alguien maneja por el pinganillo a la voz de ya. Repito el dato, en antena desde el 19 de setiembre del pasado año. Sí, tanto tiempo lleva ahí. ¿Lo conoce? Pues ya es hora de que lo haga. He dicho magacín, y también le digo, y le prometo sobre las tablas de la ley de la buena televisión, que no encontrará ni una referencia a Diana Quer, la chica desaparecida que ocupa horas y horas y horas de tele, incluyendo la pública, ni verá a un intenso y ensimismado Nacho Abad hablando de Marta del Castillo con su padre mientras un rótulo parpadeante de feria y atracción de circo dice ¡exclusiva!, ¡exclusiva!, ¡exclusiva! Nada. Tips es un magacín que demuestra que el género no sólo adecenta el género sino a la audiencia que lo sigue.

El dedo de Descartes

Parte importante, importantísima de Tips son sus presentadores. Está Ruth Jiménez, a la que recuerdo azorada, fuera de lugar y pillada en el callejón sin salida de las situaciones que se nos escapan, en una de las ediciones del FesTVal, en Vitoria. Subió al escenario a entregar un premio, pero de repente, como una fanfarria de amigotes disfrazados y un poco beodos de rancia caballerosidad, irrumpió la tuna para cantarle el amor que Risto Mejide, su pareja por entonces, sentía por la periodista. Yo, que no era ella, casi muero. Así que es fácil imaginar lo que sintió la «amada». Estos excesos forman parte del ego del publicista, que está consiguiendo con Chester in love, en Cuatro, darle una vuelta al cuello manido de la entrevista. Pero volvamos a Ruth. La cara de sorpresa de aquella noche habla de la mujer sensata, de la periodista preparada, de la profesional que está delante de una cámara pero no ejerce de protagonista dejando claro, por su actitud, por su forma de presentar, de moverse por el plató, que es sólo el vehículo necesario para que aquello funcione. Es la cordura y la regla en Tips. El otro presentador es la otra cara del engranaje, es Txabi Franquesa, que pone la parte chispeante, locuela, el que deja el guión un momento y suelta la parida, la ocurrencia, la pildorita que hace saltar la chispa. Me encanta el dúo. Funciona muy bien. Ortodoxia y gamberreo, sin pasarse ni una cosa ni la otra. Viendo Tips me pregunto, pero de verdad, me lo pregunto de verdad, cómo este tipo de productos no se emiten en hora de máxima audiencia, me pregunto cómo es posible que haya asuntos tan interesantes que jamás se tratan en televisión y se apuesta por otros, de una banalidad insultante, que se remueven y remueven con la insistencia del cerdito que se baña en el fango. La curiosidad es el motor de Tips. Para los que lo hacen y para los que lo vemos. El otro día, hablando de reliquias científicas, me enteré de que, igual que hay prepucios y brazos incorruptos de santos religiosos, se conserva el dedo incorrupto del físico francés René Descartes, dedo de cuya acción salió el «cogito ergo sum·, y alguien que escribe «pienso, luego existo», ha de tener un lugar en las hornacinas laicas. Lo cuenta el matemático Eduardo Sáenz de Cabezón, colaborador de Tips. Pues como él, el resto de la tropa con su cargamento de interesantes apuntes, de «tips», de consejos, incluyendo el de Sergio Fernández en la cocina.

El ombligo

No me resisto, llegados a este punto, a convertirme yo mismo en dador de consejos. ¿Dador? Suena más raro que Esperanza Aguirre reconociendo que el PP de Madrid se financió de forma ilegal. Cosa lógica. Ella, mientras otros mangoneaban, construía hospitales. Tampoco sabe nada de acoso a periodistas, y eso que manejaba TeleMadrid con mano de acero cuando era presidenta –Germán Yanke, entre otros, fue expulsado por hacer preguntas inadecuadas, dijo el otro día Ignacio Escolar en Al rojo vivo–. Espe es la Juana de Arco de la libertad de expresión, si no le afecta a ella. Da tanto asco. ¿Qué historias gordas, como un sexo de gorila joven, se tratan de ocultar para que la APM, que preside Victoria Prego, a la que escuché en Los desayunos de La 1, diga que garantiza la denuncia de periodistas a Podemos porque lo dice ella, música y jaleo mediático que suena a carnaza para alimentar la hoguera y que el espectador mire el humo pero se olvide del fuego? No me fío ni un pelo de Podemos, pero ver a Rafael Hernando, el vocero del PP, defender el trabajo del periodista frente al acoso de un partido, «que tiene rasgos totalitarios», el mismo Hernando que hacía culpable a la prensa de la muerte de Rita Barberá, es como para arrancarme los ojos. ¿Arrancarme los ojos? Pues quizá no sea tan mala idea. Así no verás los gestos histriónicos de Bisbal o Rosarillo como jurados de la cosa de los nenes que cantan. Ah, y mi consejo a Tips. En Barcelona hay gente que hace música, moda, o arquitectura, de primer nivel. ¿Y si os dais un garbeo por el resto del país –Andalucía, Valencia, Baleares, Murcia, Galicia–? Quizá os llevéis una sorpresa. Es que canta mucho, colegas, el ombligo catalán. De nada.

La guinda

El acabose

Como diría José Mota, con el acierto y la gracia que le caracterizan, hablar de José Luis Moreno, uh, uh, uh, es El acabose –miércoles, más de dos millones de espectadores, La 1–. Decir Moreno es decir chanchullos, líos, impagos –a Hacienda, o sea, a todos, más de tres millones de euros–. El último, por si le faltara algo a Reinas, serie que firmó y fue todo un fiasco en la tele pública, a 40 trabajadores les debe su salario. Otro pufo. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

JORGE DEZCÁLLAR*

El regreso del sultán

Turquía es un gran país pero no es un país europeo aunque Estambul esté en nuestro continente,...

 
 

FERNANDO SCHWARTZ

La memoria

El pasado jueves, mientras Eduardo Mendoza recibía el Premio Cervantes en Alcalá de Henares y...

 
 

JOSÉ LUIS GONZÁLEZ VERA

La noche malagueña

Un joven de 22 años se encuentra en estado de muerte cerebral a la hora en que estoy...

 
 

PEDRO DE SILVA

¿De señores a vasallos?

Aunque sea demasiado pronto hasta para esbozar una línea de puntos, lo que uniría los...

 
 

PEDRO J. MARÍN GALIANO

El burro de la coherencia

Nos rodea un continuo enfrentamiento de testimonios y debates antagónicos. A veces, irrisorios....

 
 

Creer para no ver

Ya nadie defiende a Rodrigo Rato. Ni los viejos amigos de escollera. Ni el Madrid. Ni las cajas...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine