20 de marzo de 2017
20.03.2017

Viejo vicio en retirada

20.03.2017 | 01:55

Tiempo raro éste, de bronca subcutánea, mientras se asientan los idus de marzo, atonal en lo político. Soplan por doquier vientos de rearme. Está el negociado congresual medio lelo, atiborrado de sí mismo, sin mucho que contar más allá de lo consabido. El PP tancredista de Rajoy da la sensación de haber quemado todas las naves, las propias y la ajenas, en la pasada legislatura. Y ahora no le queda nada, por todo, para reformar. Ni un triste atolón en el que meter la herramienta, más allá de las exhortaciones europeas, que siguen todas en el mismo sino, como si en vez de ocuparse de la vida ciudadana gestionaran una mercería. Resulta que este año lo interesante dicen que está tras los visillos, en el canto de la tramoya, en la periferia. Y no me refiero a Cataluña, sino a los locos de la autopista, los dementes carpetovetónicos, rezumando odio enlutado como paradójico canto a la vida. Se oye la voz de coñac viudo y de mundo cartesiano por pelotas de HazteOir.org y uno se alegra de que estas cosas ya sólo queden como una especie de isla de exaltación freak, estrambótica. La violencia existe y por supuesto también era esto, pero da la sensación de que la evolución es imparable y este tipo de gente, por fortuna, cada vez está más sola. Ninguna novedad. Ha ocurrido en los últimos treinta años. A nadie se le ocurría en estos tiempos salir a la calle para protestar contra el divorcio. Y ni siquiera la curia y el ala más rancia del PP volvería a las andadas de hace doce años, cuando fletaban autobuses y horas de televisión para oponerse al matrimonio que equipara en derechos a todo el mundo con independencia de con quien se case o decida irse a la cama. España, para muchas cosas, sigue siendo medieval, pero no tanto. Y ya no es necesario ni siquiera viajar ni conectar con Radio Pirenaica para enterarse de algo que no tiene nada que ver con la ideología, sino con el sentido común y la tolerancia. Espeluzna, en cualquier caso, comprobar el intento que hace esta cuadrilla de oscurantistas trashumantes por envolver su discurso vesánico con cierta apariencia de normalidad democrática, queriendo hacer pasar por opiniones respetables lo que no es más que un pastiche retrógrado sin asidero lógico, que lo mismo considera manipulación que se eduque con principios no machistas que llama doctrina al hecho de explicar que cada uno puede sentirse atraído por quien quiera y que los niñas no salen de la costilla de Adán, por más que algunos se empeñen. Ya está bien de hacer el ridículo. Y más en un país tan históricamente trufado por leyendas negras y supersticiones, en el que hasta hace muy poco se ha llegado a defender como algo sensato que la teoría de la evolución y la creacionista son intercambiables como hipótesis del origen del mundo y que en virtud de esa misma condición tienen que ser impartidas en igualdad de condiciones en los colegios. O sea, de nuevo la religión contra la ciencia, una confrontación que se intuía hace siglos superada, cada una en su espacio. Y más en una institución académica. La peregrinación lamentable de HazteOir.org, como la de los grupos antiabortistas que hostigan en las puertas de las clínicas a mujeres y trabajadores, con toda su colección cambiante de circunstancias, todavía existe. Pero conforta comprobar su soledad. Que tampoco en la España iracunda se rompe. Me acuerdo del caso del colegio de San Patricio, en Málaga, cuando la Junta amenazó con romper el concierto por discriminar a una niña transexual. Nunca vi a la administración andaluza decir algo tan inteligente. Si a algunos no les gusta vivir en democracia siempre pueden agarrar la caravana y montárselo a su aire. A ser posible en un país fanático, cavernoso, anacrónico, rancio, hecho a su horma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Hablar del pollo

Los tertulianos suplentes de las teles creían que iban a cobrar por hablar de naderías. Pues...

 
 

JUAN GAITÁN

Vivir

Yo he sido inmortal, como cualquiera, porque he tenido veinte años y la risa, pero últimamente...

 
 

ÁNXEL VENCE

Memoria histórica de la paga

Uno de los símbolos más visibles del franquismo que nadie ha querido...

 
 

GONZALO LEÓN

La mejor hamburguesa de Málaga

"Llegará un moderno y publicará una foto comiendo boquerones en...

 
 

LOLA CLAVERO

El mar, de nuevo

Si el verano marengo se inaugura en la emotiva noche de San Juan con sus hogueras que conjuran...

 
 

JUAN JOSÉ MILLÁS

La MERP

Según la Autoridad Fiscal, que dicho de este modo, Autoridad Fiscal, parece una institución de...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine