En corto

Libros

01.05.2017 | 22:58

Suelo celebrar el Día del Libro en la semana siguiente, para no saturar. Cada vez tengo más claro que un libro es un libro, y lo que no es un libro no lo es, o sea que el libro-papel no es la forma del asunto, ni el soporte, sino su ser. Si hablamos de contenidos dígase novela, poesía, ensayo, tratado, historia, estudio o lo que sea. No es gusto por lo retro, afán de ir de clásico o alergia al cambio, sino sólo apego, una palabra poco atendida que significa aquello que nos une a algo. ¿Se puede tener apego a un lector electrónico? Puede que sí, igual que puede uno amar a un zapato. Hay libros a los que tengo amor sincero por todo lo que me han dado y me dan, libros concretos, con su entidad física y casi siempre con sus acotaciones. Si un día alguien ocioso tuviera interés por saber de mí podría hacerlo ojeando uno de esos libros apegados. Quererlos es cuestión de amor propio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine