Tribuna

El renacer de los teléfonos tontos

24.05.2017 | 22:28

El legendario Nokia 3310 está de vuelta y ya es un éxito antes de su lanzamiento. Es puro marketing. Nokia ha sabido tocar la fibra de una generación que hace 17 años estrenó el 3310 como su primer móvil. A la nostalgia se ha unido el creciente interés por los móviles que ayuden al usuario a desconectar. Con estos ingredientes Nokia ha superado las expectativas de reservas del terminal. Hoy sale a la venta en España el rey de los teléfonos ´dumbphones´ o móviles tontos, la cara B de los ´smartphones´. Adiós a los selfies y los grupos de Whatsapp. El Nokia 3310 no dispone de cámara frontal y no está pensado para conectarse a internet. A cambio, ofrece horas de batería y desconexión asegurada. Más de un mes puede durar en reposo y 22 horas en uso la carga de este teléfono que además, ha rescatado el mítico juego de la serpiente. La reedición del clásico Nokia es un homenaje al modelo original que vendió 250 millones de unidades en todo el mundo la década pasada. El Nokia de hoy incluye algunas mejoras como la posibilidad de escuchar la radio o reproducir música en MP3 gracias a que permite introducir tarjetas MicroSD. El diseño recuerda al legendario Nokia con teclado físico aunque la pantalla es en color y los bordes del dispositivo son más redondeados. Este teléfono sale hoy a la venta en España con un precio de 59 euros y en cuatro colores: rojo, amarillo, gris y azul. En Europa, el dispositivo ha superado las expectativas de reservas alcanzando un nivel de demanda que el distribuidor de teléfonos británico Carphone Warehouse califica de «extraordinario» en el diario The Telegraph. Nokia también demuestra su popularidad en los buscadores. Desde su presentación en febrero en el Congreso Mundial de Móviles de Barcelona han aumentado las búsquedas sobre el terminal. En España, Ceuta y La Rioja son las comunidades más interesadas en lo nuevo de Nokia. Los expertos apuntan a que el 3310 representa esa tendencia creciente a la desconexión a la que se suman millones de usuarios hartos de recibir notificaciones y mensajes de Whatsapp. La reedición de Nokia se presenta como un móvil para los fines de semana y vacaciones; para estar comunicado pero no enganchado al teléfono. Este tipo de terminales ocupan un nicho de mercado en crecimiento. Decenas de fabricantes comercializan teléfonos para desconectar. Alcatel, por ejemplo, vendió el año pasado en España 600.000 unidades de su móvil más básico. Junto a Nokia, en el Congreso de Móviles de Barcelona, vio la luz The Light Phone, un teléfono de diseño minimalista al que desviar las llamadas de la línea principal en los momentos de retiro. El contrapunto a los teléfonos retro lo firma Samsung que presenta esta semana su revolucionaria pantalla flexible capaz de enrollarse y deformarse por ambas caras. Los expertos pronostican un crecimiento de este mercado en los próximos años. Enrollar nuestro móvil en el bolsillo y disfrutar de las vacaciones gracias a Nokia es la propuesta del mundo de la telefonía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine