La Mirilla

Patria y banderín

En España lo insultante no son Las Bahamas y la evasión fiscal, sino el denuestro a la cabra, al himno, al escudo tipo pin

12.06.2017 | 05:00

Empieza el verano. España y sus furiosas naderías se conduelen. Todo es inapetencia, morosa simpatía, tardes largas, restaurante con manteles de papel. Vuelve el país de dos velocidades. El que lee el Marca y el que hinca el diente a las cinco y en cocina, echando un vistazo distraído a la playa enguantada en crema, blanco sobre rosa fondón y cervecero, más tributo a Wembley que a Ipanema, a la carrera –de otros- que al baile pélvico y con continuidad. Llega el momento romántico de las universidades raras, de los médicos recién titulados, de los contratos por horas, de la guardia forestal. Una época política para correr con perros y guardaespaldas, lo justo para no cansarse entre legislatura corta y no legislatura, con los tenientes de alcalde en primera línea, haciéndose fotos en verbenas, yendo a hacer de subdelegados en pequeño, a vivir con asepsia y corbata la insulsa vicaría, el vértigo de la interinidad. Más o menos como a Rajoy cuando le dejan fuera del plasma y nadie le pregunta por el Real Madrid, que en su caso funciona como la Venezuela de Hernando o la Cataluña para Puigdemont: una contraseña deportiva para hablar de corrido, sin las circunvoluciones gastadas en las que se mueve siempre el resto de su intervención. Desde que se inventó lo del veraneo, España tiene un problema con el final de Liga y con Montesquieu. La patria duele menos cuando no hay Mundial y no le queda otra que enhebrarse con el poco de hilo que le alcanza todavía del final de mayo, cuando se producen las grandes ofensas, que no son Las Bahamas, sino la cursilería del apego al himno, el gran denuesto hacia la cabra, la grímpola y el escudo tipo pin. Dice Carlos Iturgaiz que los que pitan son unos hijos de puta y ahora resulta que no hay mayor deshonra que la cosa playera del símbolo y del fútbol, donde la única insensatez gloriosa, dicho sea de paso, es y ha sido siempre el Atlético de Madrid. Pero no nos distraigamos, que todavía queda mucho trapo con el que drapear; parece mentira que sigamos siendo adultos, que en un país agujereado por gestos antipatrióticos, con poder judicial hecho a medida, la indignación de algunos coquetee tan descaradamente con el cinismo y la frivolidad. De nuevo, tiene más peso la tela que la gente, la tontería rojigualda, que la defensa del patrimonio y del bienestar. Aquí, los patriotas de cantinpalo se ofenden; piden la hoguera para la herejía y condenan a Trueba, a los que silban, a Albert Plá. Para todos los hijos de puta. Mientras que el resto, los auténticos vendepatrias, los que evaden impuestos, los de las offshores presumen con la mano en el pecho de rango y de tributo de españolidad. No se me ocurre gesto más furibundamente antiespañol que entender que para no ser pobre de solemnidad sea necesario burlar el control de Hacienda, enajenar el patrimonio de todos, tributar fuera del país. Para esos no hay boicot como con el Cava. La bufanda, el canto en la Eurocopa y el pincho de tortilla; he ahí lo sagrado y lo inviolable, que no la gente, el espíritu, la quintaesencia nacional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

ALBERT CANO

Por dentro y por fuera

Cómo lo venReferéndum kurdo y la CIA cumple 70A pocos días para que se...

 
 

EDUARDO LAGAR

Patadón científico en los testículos

La británica Royal Society acaba de conceder a "Testosterona Rex" su...

 
 

Éxito y sucesiones

Pues ahí está Ciudadanos, gobernando en la Junta más que el PSOE. Ha...

 
 

GUILLERMO BUSUTIL*

La cultura de otoño

Me gusta cruzar ciudades en las que suena el otoño. Sentirlo bajo los pies de quien cree...

 
 

JUAN JOSÉ MILLÁS

Nos tememos lo peor

España es una nación casada consigo misma, no sabemos si por amor o por conveniencia. Forma,...

 
 

PEDRO DE SILVA

Bienvenida a la mosca

Por fin, alguien (Guindos) ha empezado a hablar de la mosca, con vistas a una salida a medio...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine