Pasando la cadena

Aprender de los errores

15.06.2017 | 00:11

A todos nos cuesta, y cuanto más soberbios más duro es ese aprendizaje. Alguien dijo que hay quien no se recupera nunca de un éxito, pero que, sin embargo, hay quienes basan su sabiduría en reconocer sus fracasos para empezar de nuevo desde la humildad y con la lección aprendida. Goethe lo resumió, diciendo que su sabiduría eran sus errores, y Kipling lo versificó en su celebrado poema If: «Si eres capaz de levantarte y empezar de nuevo aun con desgastadas herramientas€».

Al final de temporada es el momento de reflexionar. El Madrid corre el riesgo de morir de éxito si no valora dónde ha residido su magnífica trayectoria reciente. Zidane es una clave, pero no la única. Coincide el prólogo de la que puede ser una época legendaria con las dos temporadas en las que menos fichajes de relumbrón ha hecho don Florentino.

Quizás haya aprendido el hombre, al fin, tras la fracasada política de su primer sexenio basada en los malhadados galácticos y la más próxima «mourinhesca». Ha evitado tensiones en el vestuario posibilitando que el equipo se haga una piña, desde el reconocimiento de los llamados jugadores B a los titulados de A, con la guía fundamental de un técnico con la aureola del francés. No son menores esos dos detalles.

La inquietud reside en que el presidente blanco vuelva al gusto por los nombres y siembre la cizaña en un grupo tan cohesionado como eficaz. El antídoto será dejar hacer a los que saben, Zidane y compañía, para limitarse a ejercer su presidencia con elegancia una vez que está a punto de dejar la poltrona de su empresa y, por ende, a alejarse de tentaciones más terrenales. Con el nombramiento de Zidane, Pérez ha hecho de la necesidad virtud y esperemos que lo valore en su sabia medida. La renuncia a De Gea, que no comparto, es una buena señal, no obstante.

El Barça, por el contrario, se obnubiló con los fichajes y olvidó que su época más gloriosa, la de Guardiola —tan absurdo adalid político como fenómeno futbolístico, como ya comentamos, ¡y no aprende!— y en parte la primera de Luis Enrique, vino de la mano de sus canteranos, que si bien han sido una generación casi irrepetible empezó a difuminarse con el olvido de su esencia; permitir la salida de Thiago, o el desprecio por el ahora deseado y reconvertible Deulofeu fue sintomático. Y lo de tapar la progresión de otros fichando a diestro y siniestro, la culminación. Y tienen difícil volver a la senda correcta porque cuando se corta esa dinámica la cantera también se esturrea.

Viendo el otro día al Barça B contra el Cartagena confirmé mis temores; apenas un par de jugadores apuntan maneras. El drama culé será volver a las andadas: un club donde juegan los mejores del mundo sin ser un equipo; su sino del siglo XX, en el que solo la engañosa suerte tinerfeña posibilitó el paréntesis del equipo de los sueños de Cruyff.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

FELIPE NAVARRO MARTÍNEZ

Algunas precisiones sobre la huelga de bomberos y la actitud municipal

Desde el pasado 14 de marzo los bomberos del Real Cuerpo de Bomberos...

 
 

JAVIER MURIEL NAVARRETE

Que viene, que viene

El sábado cumplí 40 años como 40 soles, como para morir de insolación que diría Luis Sánchez...

 
 

Septiembre

Te gastas el dinero en coleccionables que nunca terminas de coleccionar. Una madre llora por su...

 
 

GABY BENEROSO

Huevos y caracoles

El hotel Mole del Puerto parece un buen negocio. Se habla de tropecientosmil puestos de trabajo...

 
 

IGNACIO HERNÁNDEZ

Apariencia y realidad

Me agrada leer la gran acogida de la exposición temporal La apariencia de lo real. Cincuenta...

 
 

FRANCISCO SOLER

Sobre la soberanía y Cataluña

El Gobierno parece no haberse dado cuenta, o no quiere darse cuenta,...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine