En corto

Despatarrarse

18.06.2017 | 23:18

Se trata de un verbo reflexivo con evidente sentido distinto según se trate de hombre o mujer, pero dejemos un terreno en el que tan fácil es resbalar y caer en abominable sexismo y hablemos del despatarrarse masculino en el asiento, que es lo que está en juicio estos días, tras los carteles de Carmona en los buses. Ese despatarre, lo digo alto y claro, es un gesto supremacista. No supremacista de género, sino supremacista sin más, un supremacismo mínimo (aunque esto parezca oximoron), molecular, nano, pero supremacismo al fin, por lo que no veo mal su represión. De hecho los grandes supremacismos que a cada tanto surgen, y arrasan cuanto hallan a su paso como un tornado, se forman por agregación de miles y millones de esas moléculas, anidadas en estado letárgico en recovecos de la masculinidad. Perseguirlas cuando se desperezan (despatarre) ayuda a evitar que despierten del todo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Morir de éxito

Lo dijo un ingeniero en una reciente rueda de prensa y yo lo suscribo: en las altas esferas de...

 
 

PEDRO DE SILVA

Una de miedo, para empezar la semana

¿Será posible que (como he leído) el pueblecito inglés en que Isabel...

 
 

JOSÉ LUIS GONZÁLEZ VERA

Nuevo arte malagueño

El devenir de las autonomías está desembocando en una parcelación de todas las actividades, con...

 
 

PEDRO J. MARÍN GALIANO

La calle de las bragas

Pues eso. Que así, de repente, sin saber muy bien cómo se inició esta...

 
 

DANIEL CAPÓ

Las 95 tesis

El pasado 31 de octubre se cumplieron cinco siglos de un acontecimiento que cambió el...

 
 

ALBERT CANO

Crecimiento sin mejora

Desde que «hemos salido» de la crisis, una pregunta obsesiona a los analistas...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine