En corto

Despatarrarse

18.06.2017 | 23:18

Se trata de un verbo reflexivo con evidente sentido distinto según se trate de hombre o mujer, pero dejemos un terreno en el que tan fácil es resbalar y caer en abominable sexismo y hablemos del despatarrarse masculino en el asiento, que es lo que está en juicio estos días, tras los carteles de Carmona en los buses. Ese despatarre, lo digo alto y claro, es un gesto supremacista. No supremacista de género, sino supremacista sin más, un supremacismo mínimo (aunque esto parezca oximoron), molecular, nano, pero supremacismo al fin, por lo que no veo mal su represión. De hecho los grandes supremacismos que a cada tanto surgen, y arrasan cuanto hallan a su paso como un tornado, se forman por agregación de miles y millones de esas moléculas, anidadas en estado letárgico en recovecos de la masculinidad. Perseguirlas cuando se desperezan (despatarre) ayuda a evitar que despierten del todo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

DOMI DEL POSTIGO

Avatar

Cómo sería aquel pánico. Resultaría inquietante poder acercarnos a aquellos hechos en una...

 
 

TINO PERTIERRA

Barron Trump, el influencer que nunca existió

Las redes sociales pescan muchas tonterías a diario. Todo el mundo lo...

 
 

PEDRO DE SILVA

Cachondeo no, por favor

Conviene, pese a todo, que la representación teatral catalana no se convierta en una farsa,...

 
 

Paseo al sol

Cuando un ministro se aburre viene a Málaga a prometer cosas. Y así vamos pasando la vida tan...

 
 

F. J. CRISTÓFOL

A ti, ´reventaor´

A ti, reventaor, que sobrevives gracias al milenarismo malaguita. A ti, que eres feliz viendo...

 
 

MATÍAS VALLÉS

El único juez al que no le gusta el fútbol

A nadie han sorprendido los delitos atribuidos a Ángel María Villar,...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine