En corto

La emoción que aún falta

21.06.2017 | 22:51

El mensaje más repetido de Macron en su primera gran comparecencia ante los medios se sintetiza en la frase «una Europa que protege». Parece una idea central para rehacer el hoy desflecado tejido emocional europeo. La protección tiene muchas dimensiones, la militar, la de la seguridad, la de los derechos, la económica, la social, etcétera, pero lo que importa es que el sentimiento individual y común que sea el precipitado de todas ellas se corresponda con un fondo idílico que viene en última instancia de la placenta, y la gente percibe o no percibe. La misma idea de patria viene también de ahí. Cómo combinar ese sentimiento, al final defensivo, con la imperiosa necesidad de contribuir de modo mucho más generoso al bienestar de los pueblos que aún no lo disfrutan, es la compleja química que tiene Europa por delante. Pero si los europeos no se sienten protegidos no abrirán la bolsa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Me dejes

No paran de asaltarte por la calle Larios esos chavales idealistas que pretenden afiliarte a no...

 
 

Verde contra Green

La Supercopa nos depara esta noche la oportunidad de disfrutar con el primer partido de la...

 
 

GONZALO LEÓN

El hotel Arts de Málaga

"¿Para quién es ese hotel? Pues no lo sé. Supongo que, especialmente, para quienes lo promueven...

 
 

LOLA CLAVERO

Tiempos románticos

Vivimos tiempos románticos, no sólo porque el género de terror se haya puesto de moda, sino...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

Juventud alemana

Me han parecido extremadamente interesantes las reflexiones de un joven estadounidense que vive...

 
 

Cartas al director

Peor que HitlerNadie, excepto Rusia que instauró su siniestra dinastía comunista,...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine