Crónicas galantes

Firmes avances hacia la retaguardia

25.06.2017 | 05:00

Defienden los líderes de la nueva política el monopolio del taxi y mucho es de temer que cualquier día les dé por reclamar la vuelta de los serenos. El de los antisistema es un brioso avance hacia el pasado; una vindicación de la nostalgia. Paradójicamente, o no tanto, muchas de las aspiraciones de la nueva izquierda las compartía el antiguo régimen del Innombrable. La actual Seguridad Social, un suponer, nació del Seguro Obligatorio de Enfermedad (SOE) y otras leyes promulgadas por un ministro de Franco que estaba bastante más a la derecha que el propio Generalísimo. José Antonio Girón se hinchó a construir hospitales ("castillos adelantados de la Justicia Social", los definía él) y a promulgar leyes sobre pensiones de retiro, viudez y otros socorros nacional-sindicalistas. Era tan colectivista como los rojos a los que detestaba; pero en su despiste murió sin haberse enterado. La democracia asentó y amplió aquel sistema de auxilios sociales, que fue universalizado por los gobiernos de Felipe González, a quien –sorprendentemente– ven con malos ojos los neoleninistas de Podemos. Quedan, no obstante, muchos aspectos del régimen anterior en los que profundizar. Se podría rescatar el Instituto Nacional de Industria, que durante décadas instaló en España el capitalismo de Estado al modo soviético. Igualmente sería esta la oportunidad de dar un buen palo a las petroleras sin más que restaurar el monopolio de las gasolinas de Campsa. Por no hablar ya de la Tabacalera o de la vieja Telefónica, que tan grato recuerdo dejó entre sus forzados clientes. La nacionalización de la banca, que Falange exigió durante años sin éxito, sería un punto aplazado de la revolución pendiente que bien podría acometerse ahora. Un partido que empezó parando desahucios parece el más indicado también para rescatar la política de vivienda con la que el régimen anterior construyó tantos polígonos de las entonces llamadas «casas baratas». Un gobierno alternativo y moderadamente antisistema –construido bajo la advocación de los líderes Pedro y Pablo– estaría en situación inmejorable para construir miríadas de pisos de protección oficial, bonitos y baratitos. Muchas de estas medidas exigirían la salida de España de la UE, que prohíbe los monopolios. Pero tendría la ventaja añadida de volver a la peseta, en otro claro avance hacia la retaguardia que igual nos devolvía a los entrañables tiempos del gasógeno y de Manolo, guardia urbano. Más que de izquierda o de derecha –conceptos siempre relativos–, lo que la nueva política nos propone es una España vintage basada en la nostalgia. Infelizmente, ni siquiera la nostalgia es ya lo que era.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

De cartón y de piedra

Que no le quiten la sonrisa a Serrat. El patrimonio de sus canciones y su actitud...

 
 

RAFAEL DE LA FUENTE

Arquitectos

Confieso que aquello fue una alegría. La noticia que daban en la portada de La Opinión de...

 
 

JUAN TAPIA

Rajoy tropieza otra vez con Cataluña

¿Si el PP hubiera aceptado antes la propuesta de Pedro Sánchez de una...

 
 

JOSÉ MANUEL PONTE

La polémica del rebuzno

El problema en que nos ha metido la mala política ( tanto regional como nacional) consiste en...

 
 

Esto se acabó, ¿o no?

Más de un mes escuchando eso de que se ha acabado el verano. La gente tiene demasiada prisa...

 
 

MIGUEL Á. SANTOS GUERRA

La tigresa y el acróbata

He leído la última obra de Susanna Tamaro titulada «La Tigresa y el Acróbata», a pesar de no...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine