La señal

Réprobos

02.07.2017 | 14:41

Adelaida de la Calle ya tiene puesto después de cesar de consejera, presidirá la Corporación Tecnológica de Andalucía. Susana vela por todos sus hijos. Amén. ¿Pero qué va a ser de Soraya García, la alcaldesa de Benaoján, que sigue sumando apoyos como candidata a liderar el PSOE de Málaga? Conejo no quiere hablar de eso ahora, que no toca, como se dice en el argot político. Y eso que la segunda preocupación de los españoles, según el CIS, es la corrupción, tras el paro. No es que solo el paro toque los bolsillos del ciudadano, la corrupción también, es otra clase de robo, por descuido. Pero los últimos datos alivian. Según el CGPJ, el número de personas con auto de procesamiento y apertura de juicio oral por delitos de corrupción fue de 97 en el primer trimestre del año en curso, un descenso del 58 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior. Algo es algo, los cacos también van a la playa. Aunque qué bien librados han salido los acusados del robo del depósito de drogas del puerto, todos absueltos, y los responsables de la seguridad del recinto, tanto los políticos como los de uniforme€ nadie dimitió, nadie fue cesado, nadie sufrió ninguna sanción€ si es que en este país la impunidad y la inmunidad se chocan las manos. ¡Esto es jauja! Como en el caso de los obispos independentistas de Cataluña, y el Papa callado ante estos xenófobos que se posicionan contra más de la mitad de los catalanes. Ítem más, la Conferencia Episcopal española, muda, que está más guapa. Después, el número tres del Vaticano, responsable de las finanzas, consejero directo del Pontífice y máxima autoridad eclesiástica de Australia ha sido imputado por otro caso múltiple de abusos a menores, además, claro está, del presunto encubrimiento masivo a sacerdotes. Es el cardenal George Pell, que se sepa. Y el Santo Padre le concede un periodo de excedencia «para poderse defender». Qué bondadoso es Francisco, el reformista, que se preocupa antes de que el pobre Pell pueda defenderse que de los criminales abusos cometidos. Eso sí, del nombramiento de los cardenales que participarán en el cónclave que elegirá a su muerte o retiro al sucesor de Pedro, de eso no se olvida, no.

Carmena suma asesores

Unas horas antes, atacan la capilla universitaria de la Autónoma de Madrid. Un grupo de izquierdistas lanzó cócteles molotov al templo. Es cierto que Madrid es Madrid. El equipo de Carmena ficha a 32 asesores más, el personal eventual adscrito a Ahora Madrid ha crecido en 16 meses hasta 110 personas. Y da igual que el pleno repruebe a los ediles podemitas del Open, Sánchez Mato y Mayer, que dimitan los demás sí, ellos no. Bueno, a Montoro en el Congreso también lo reprobaron después de que el Constitucional le arreara. Suma y sigue, el Ayuntamiento madrileño mira para otra parte ante la demolición de un convento protegido –concejal de Urbanismo, J. M. Calvo del Olmo–, pero los daños en el edificio ya son irreparables, que de eso se trata. Es coherente con no rendirle un pequeño homenaje a Ignacio Echavarría, el héroe del patín en Londres que se enfrentó a las alimañas yihadistas, pues eso es lo que hizo el alcalde de Ferrol, de En Común Podemos, Jorge Suárez. Es que no ha tenido ni el detalle de izar la bandera a media asta. Y Pablo Iglesias veta a cinco medios en un encuentro con periodistas, a ver si no va a poder a hablar con quien quiera, y junto a ERC rechaza endurecer la política española con Venezuela. El otro día otros cinco muertos.

Lo que hace la Logse

Pero sin duda la estrella de la semana, que no se me olvide, es el editor Gonzalo Sichar. Se veía venir, si no era en este pleno a propósito del CAC sería en otro en el que rompiera la disciplina del grupo de Ciudadanos. Ya es solo cuestión de tiempo, lo que sucede es que se andarán con cuidado con él porque de él depende quien gobierne, y lo sabe y lo sabemos. Y Fernando Francés velando por sus intereses en el pasillo, inquiriéndole, pero dónde se ha visto que un concesionario pida explicaciones a un concejal; claro, si lo sostiene el alcalde es otra cosa. Por eso, Marcos Zapata escribía:

¡No desmayes jamás ante una guerra
de torpe envidia y miserables celos!
¿Qué le importa a la luna,
allá en los cielos, que le ladren los perros a la tierra?
la campana y el cañón.

cima@cimamalaga.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine