En corto

La revuelta simplona

16.07.2017 | 05:00

Hagamos un ejercicio de humildad: la simplificación de todo, o, diciéndolo más claro, la simplonería acerca de todas las cosas, no deja de ser una reacción frente a lo mucho que las habíamos ido complicando. La verdad es que, gracias a tanto experto, las cosas habían llegado a ser incomprensibles hasta para los expertos. Como las asuntos más graves (por ejemplo una crisis) eran así de complejos, y dependían de factores multifactoriales fuera de control, al final nadie tenía la culpa de que pasaran. Es posible que en buena parte el populismo venga de ahí, y tenga algo de revuelta frente a la opacidad creada por los complicadores. Aunque la simplonería tampoco sirve para explicar nada, ni soluciona problemas, hay que entenderla. Los dirigentes deberían aprender ahora a simplificar las cosas y las explicaciones sin caer en la simplonería. Desde la arrogancia no se combate al populismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Morir de éxito

Lo dijo un ingeniero en una reciente rueda de prensa y yo lo suscribo: en las altas esferas de...

 
 

PEDRO DE SILVA

Una de miedo, para empezar la semana

¿Será posible que (como he leído) el pueblecito inglés en que Isabel...

 
 

JOSÉ LUIS GONZÁLEZ VERA

Nuevo arte malagueño

El devenir de las autonomías está desembocando en una parcelación de todas las actividades, con...

 
 

PEDRO J. MARÍN GALIANO

La calle de las bragas

Pues eso. Que así, de repente, sin saber muy bien cómo se inició esta...

 
 

DANIEL CAPÓ

Las 95 tesis

El pasado 31 de octubre se cumplieron cinco siglos de un acontecimiento que cambió el...

 
 

ALBERT CANO

Crecimiento sin mejora

Desde que «hemos salido» de la crisis, una pregunta obsesiona a los analistas...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine