En corto

La revuelta simplona

16.07.2017 | 05:00

Hagamos un ejercicio de humildad: la simplificación de todo, o, diciéndolo más claro, la simplonería acerca de todas las cosas, no deja de ser una reacción frente a lo mucho que las habíamos ido complicando. La verdad es que, gracias a tanto experto, las cosas habían llegado a ser incomprensibles hasta para los expertos. Como las asuntos más graves (por ejemplo una crisis) eran así de complejos, y dependían de factores multifactoriales fuera de control, al final nadie tenía la culpa de que pasaran. Es posible que en buena parte el populismo venga de ahí, y tenga algo de revuelta frente a la opacidad creada por los complicadores. Aunque la simplonería tampoco sirve para explicar nada, ni soluciona problemas, hay que entenderla. Los dirigentes deberían aprender ahora a simplificar las cosas y las explicaciones sin caer en la simplonería. Desde la arrogancia no se combate al populismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

DOMI DEL POSTIGO

Avatar

Cómo sería aquel pánico. Resultaría inquietante poder acercarnos a aquellos hechos en una...

 
 

TINO PERTIERRA

Barron Trump, el influencer que nunca existió

Las redes sociales pescan muchas tonterías a diario. Todo el mundo lo...

 
 

PEDRO DE SILVA

Cachondeo no, por favor

Conviene, pese a todo, que la representación teatral catalana no se convierta en una farsa,...

 
 

Paseo al sol

Cuando un ministro se aburre viene a Málaga a prometer cosas. Y así vamos pasando la vida tan...

 
 

F. J. CRISTÓFOL

A ti, ´reventaor´

A ti, reventaor, que sobrevives gracias al milenarismo malaguita. A ti, que eres feliz viendo...

 
 

MATÍAS VALLÉS

El único juez al que no le gusta el fútbol

A nadie han sorprendido los delitos atribuidos a Ángel María Villar,...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine