La mirada femenina

El guerrero de la luz

12.08.2017 | 22:13

Aunque no se reconozca abiertamente, en la adolescencia uno se siente inseguro, ansioso, a menudo perdido. Es una etapa de constantes retos tanto por parte de los jóvenes como por parte de los padres. Y lo más importante es hablar y seguir demostrando cariño y afecto pase lo que pase. Ante todo, los adolescentes necesitan sentirse queridos.

El grupo de amigos y el sentimiento de pertenencia a éste pasa a ser más importante que la propia familia, y la mímesis o imitación un patrón de aprendizaje que no siempre lleva por el mejor camino. Muchos reconocen que empiezan a fumar para desinhibirse y sentirse más libres pero la paradoja es que terminan convirtiéndose en esclavos de las sustancias que consumen.

No hay duda de que el cannabis afecta al cerebro. En el mejor de los casos produce apatía, somnolencia y pérdida de memoria. No es de extrañar que pueda suponer fracaso escolar. Eso en el mejor de los escenarios.

Si la pereza y el cansancio son rasgos inherentes a la adolescencia añadir sustancias que los potencien puede provocar que los jóvenes dejen de hacer incluso aquellas actividades que más les gustan. Nos encontramos con jóvenes adictos a las supuestas drogas blandas que quieren bailar pero no bailan, que quieren tocar un instrumento pero no tocan, que quieren jugar a un deporte pero no juegan. Sólo fuman, beben y se dejan llevar. Obviamente todo es cuestión de dosis pero no podemos pedir a los adolescentes que sepan reconocer y respetar sus límites, bueno, podemos pero probablemente fracasemos en el intento.

En el peor de los escenarios, dos de cada cien jóvenes fumadores, sin saberlo, juegan a la ruleta rusa. El cannabis puede producir también brotes de tipo sicótico. Todos conocemos algún caso, y lo peor es que no hay manera de determinar quién será el siguiente en ser hospitalizado en un siquiátrico.

Pero analicemos por un momento ¿por qué fuman nuestros jóvenes?

Hoy más que nunca vivimos en una sociedad en decadencia en que "lo bueno y lo malo" está desdibujado.

Los jóvenes se ven obligados a pasar por el aro de un sistema no sólo imperfecto sino que parece, si las previsiones de nuestros científicos son ciertas, que nos lleva al fin de nuestra civilización. No sabemos en cuánto tiempo. Aunque en realidad lo estamos viviendo todos día a día. El ser humano destruye más que genera, y no le devuelve al planeta ni una cuarta parte de lo que le arrebata.

Me consta que de forma individual la mayoría estamos en contra de todo esto pero ¿qué hacemos para resolverlo?

Mientras no seamos capaces de proporcionar un modelo de comportamiento más coherente y saludable a nuestro jóvenes ¿podemos servirles de guía y darles verdadero ejemplo?

Hasta cierto punto es normal que traten de evadirse; muchos beben alcohol y fuman marihuana para olvidar las contradicciones del mundo adulto, para relajar la tensión que hay en sus propios hogares, para alcanzar un estado de falsa armonía en un mundo en que, a simple vista, la armonía no existe.

Si pensamos en el ser humano de forma holística, mientras la destrucción y el caos formen parte inherente al planeta, ¿podemos estar realmente en paz?

La respuesta es que sí podemos pero hay que esforzarse. Mediante la meditación y el yoga uno puede alcanzar el equilibrio en cualquier circunstancia, por adversa que esta sea. Uno puede vivir y hasta flipar, si me permiten el término, sin necesidad de ninguna sustancia externa porque la vida está llena de magia. Sólo hay que saber verla. Y no es nada caro, ni difícil. Es tan sencillo como sentarse con las piernas cruzadas en la arena, sentir la brisa del mar, cerrar los ojos y respirar profundo. La armonía sí que existe, proviene de nuestro interior.

Es importante hablar con los jóvenes, mostrarles la necesidad de ser ellos mismos, y animarles a encontrar su equilibrio personal a pesar de todo. El equilibrio del guerrero de la luz. Vivir y aceptar la realidad tal y como es requiere de mucho valor. Pero éste es el primer paso para poder cambiarla. Sólo los valientes serán capaces de lograrlo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

EDUARDO JORDÁ

Fenómenos paranormales

He aquí un fenómeno que tendrán que estudiar los psicólogos y los sociólogos del futuro (y...

 
 

FRANCISCO SOLER*

Ley, no humillación

«Paz, piedad, perdón» es el discurso que Azaña pronunció en el Ayuntamiento de Barcelona en...

 
 

La erótica rebelde

Sigue pues el calvario hacia adelante. Con esa fragilidad paradójica que tienen los...

 
 

ENRIQUE BALLESTER

Árbitro y cronista

Cuando era joven, Puigdemont escribía crónicas de fútbol regional. Gracias...

 
 

JORGE DEZCÁLLAR*

Fuego

Parece premonitorio. Este verano de altas temperaturas en el clima y en la política ha...

 
 

Cartas al director

Diferentes presos políticoLos políticos presos lo son todos -excepto algún...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine