Cartas al director

02.09.2017 | 21:03

'Los perritos de mi vecina', por Bartolomé Florido

Tengo una vecina que tiene dos Yorkshire y esta buena señora todos los días los saca y da un largo paseo con ellos. Los perritos hacen su pipí y defecan en las aceras, que inmediatamente ella recoge los excrementos con su bolsa y los tira al contenedor de residuos sólidos. Una de las cosas que durante años me ha "impactado" es que los perritos, que entre los dos no pesan ni 1 kg, ambos llevan bozales. Durante mucho tiempo he estado peleando con mi capacidad mental, preguntándome ¿por qué llevan bozal estos perros tan chiquititos? La semana pasada, no pude aguantar más y le dije: "Estimada vecina, esos perritos por su tamaño no le pueden dar un bocado ni a una lagartija, menos a una persona y siempre usted le pone bozal a ambos". La señora me dijo: "Señor Bartolomé, leo casi todo lo que usted escribe en la prensa, la mayoría de sus argumentos no me gustan y el resto ni fú ni fá, pero además con la pregunta del bozal, me demuestra usted que es un ignorante supino. Si mis dos niños y me refiero a mis perros llevan bozal no es porque tema que vayan morder a nadie sino lo que me da miedo es que se traguen un chicle de los que tira la gente al suelo, que morreen escupitajos o se envenenen con todos los excrementos, cáscaras de pipas u otro elemento, que destroce sus pequeños intestinos". La señora me dio una clase de civismo, que no me la había dado ningún pedagogo de los que me enseñaron urbanismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine