En canal

Un mundo feliz

13.09.2017 | 23:38

Como Lo que el viento se llevó es una película racista, el presidente del histórico cine Orpheum Theatre de Memphis (Tennessee), un tal Brett Batterson, ha decidido excluir (o sea, prohibir) a Rhett Buttler, Escarlata O´Hara y Mammy para dar la bienvenida a, yo qué sé, Bambi, la rana Gustavo o los documentales sobre la transferencia del polen de los estambres al estigma en la polinización. Supongo que Batterson prohibirá también Los Diez Mandamientos por antiegipcia, Casablanca por utilizar a un negro como acompañamiento musical del amor entre Rick e Ilsa y El padrino por extender tópicos sobre la comunidad italiana en los Estados Unidos. Ánimo. En el II Concilio de Letrán (siglo XII) se prohibió el uso de la ballesta, un arma terriblemente efectiva, en las guerras entre cristianos bajo pena de excomunión, pero esa prohibición tuvo el mismo efecto que si el papa ordenara arar el mar. Es tan imposible prohibir por decreto la ballesta como acabar con el racismo prohibiendo Lo que el viento se llevó. En realidad, el tal Batterson parece que ha digerido mal la lectura de Platón...

En la República, Platón dice que los poetas nos confunden cuando retratan a los dioses como inmorales e indignos, así que no debemos dejar que Homero o Esquilo nos cuenten las infidelidades de los dioses, ni que Aquiles (hijo de una diosa) ejecutó a los troyanos cautivos junto a la pira funeraria de Patroclo, ni siquiera está bien que nos hablen de la risa de los dioses.

El arte puede provocar daños psicológicos en los espectadores, así que los poetas deben contribuir con sus obras a que admiremos a la gente buena, a que entendamos que no hay crimen sin castigo y a que veamos a Escarlata O´Hara como una asquerosa racista y a Mammy como una afroamericana sometida al supremacismo blanco. Supongo que habrá que depurar la historia del cine de todo tipo de racismo, machismo, chovinismo, clasismo e incluso, como sugería Carl Sagan, especiismo (los robots también tienen su corazoncito) para que nadie se sienta ofendido y todos podamos vivir en paz y armonía. De paso, la ONU debería prohibir las armas y la Organización Mundial de la Salud condenar los establecimientos de comida rápida. Un mundo feliz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Colarse en el metro

Algunos paisanos se pasan por el torno lo de que hay que pagar billete. El suburbano lo explica...

 
 

CARLOS PÉREZ ARIZA

Sequía total

La lluvia ausente se hace perenne, pero el pulso político está en otros menesteres menos...

 
 

DANIEL PÉREZ MORALES*

Amputar el metro

En nuestra ciudad se está coartando el progreso debido a la actitud irresponsable y partidista...

 
 

ADRIANA MARTÍN

Los valores del deporte

Que el deporte es una herramienta para educar en valores es innegable. Que además el...

 
 

HORACIO EICHELBAUM

Me duele la cabeza

Los periodistas deberíamos llevar un termostato para cuando desprendemos demasiado calor en los...

 
 

JUAN CARLOS BONILLA

Lujos

No sé si recordarán esto. Mick Dugan: «Estás preciosa». Tess McGill: «!Ya, pero me gustaría un...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine