Cartas al director

22.09.2017 | 22:46

CHOQUE DE VANIDADES

Bueno, ya se acerca el día del pseudo referéndum en Cataluña. Nacionalistas catalanes saltándose las leyes y nacionalistas españoles con el garrote en la mano y fieles a su conservadurismo. La situación cada vez más tensa y ningún bando dispuesto a aflojar. En Cataluña mientras se hable de independentismo no se hablará de las décadas de mangoneo institucional de los Pujol y compañía; más de lo mismo ocurre con Mariano Rajoy y la corrupción que le rodea (aunque muy pronto le salpicará de lleno). Y mientras, el resto de la población observa atónita el espectáculo, intentando adivinar quién se apea del burro primero. ¿Hay solución? Sí, pero habría que cambiar los adversarios. Rajoy y Puigdemont ya están muy quemados para dialogar. ¿Tendría que haber un referéndum? Por supuesto, votar nunca es malo, pero votar en condiciones, no esta chapuza de «yo me lo guiso y yo me lo como». Creo que llegados a este punto del casi «no retorno», la solución menos dramática sería desconvocar el referéndum del 1 de Octubre a condición de llegar a un acuerdo entre todas las partes para reformar la Constitución. De este modo se podría llevar a cabo un referéndum legal y en condiciones, y quién sabe, igual más de uno se llevaría una sorpresa por el resultado.

Pero esto a día de hoy es un sueño; la realidad es que la gente en Cataluña se ha echado a las calles mal durmiendo en sacos de dormir, mientras el despliegue de la Guardia Civil descansa en cómodos camarotes de trasatlánticos esperando órdenes drásticas. Lagarto lagarto.
Rafa Zamora Sancho
Málaga

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine