Málaga de un vistazo

La vida sigue igual

02.10.2017 | 23:33

Me contaba el otro día un viejo amigo –mejor dicho de amistad vieja, porque aunque es mayor que yo, es nuestra relación la que tiene ya casi cuarenta años– cómo supo de una reunión de alcaldes de grandes ciudades con un ministro socialista. Entre ellos se encontraba el alcalde de Málaga, Aparicio por entonces. El ministro los iba a atender como alcaldes de las grandes ciudades de España. Y los alcaldes le iban a pedir presupuesto. El ministro, como buen ministro, tenía poco tiempo, les dejó hablar poco y les despachó con una grandilocuente enhorabuena por la buena marcha de sus ciudades y lo bien que les iba, así como lo saneadas que tenían las cuentas.

Los pedigüeños alcaldes, viendo que los estaba despachando rápido y sin aguinaldo alguno, pusieron cara de sorpresa ante tal afirmación. El ministro les dijo que estaba perfectamente informado de lo estupendas y pomposas que habían sido las ferias de Sevilla y Málaga, la semana grande de Bilbao, así como las majestuosas fallas de Valencia, y que eso no podía sino ser síntoma de una saneada tesorería y un sobrado presupuesto.

Eso, que pasó hace muchos años, sigue exactamente igual. En concreto se gasta dinero en Málaga para muchos gastos superfluos, bien en campañas que se solapan unas a otras, bien en convenios, conveniazos para los amigos, conciertos, paellas, berzas y demás festejos.

Tenemos aceras alicatadas, metro que no necesitamos, institutos, observatorios y fundaciones inútiles con directores y subdirectores con nadie a quién dirigir.

Y lo peor, tenemos un sistema que premia que esto siga. Nadie en la administración es recompensado por gastar menos y ser más eficiente. Así que dentro de otros treinta años seguiremos contando la misma anécdota y seguirá pasando exactamente lo mismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine