Por dentro y por fuera

Tensión catalana

08.10.2017 | 22:38

Mientras se aproxima el pleno del Parlament catalán donde, presumiblemente, los partidos independentistas pretenden escenificar la ruptura unilateral con España (pese a la suspensión cautelar de la sesión parlamentaria, por parte del Tribunal Constitucional), el panorama dista de estar claro.

Por de pronto, en el bloque independentista empiezan a aflorar las dudas. Algún conseller (como el de Empresa, Santi Vila) pide hacer una DUI (Declaración Unilateral de Independencia) «en diferido», buscando una «última oportunidad de diálogo» entre la Generalitat y el Gobierno del PP, ante el riesgo de suspensión de la autonomía (a partir de la aplicación del artículo 155 de la Constitución).

Por otra parte, el abandono de la sede social catalana por parte de empresas cotizadas y, sobre todo, de los dos principales bancos (Sabadell y Caixabank) ha supuesto un importante daño reputacional para los promotores de la independencia. Aunque los movimientos bancarios responden a la voluntad de salvaguardar a depositantes e inversores€ y, paradójicamente, dan credibilidad a una declaración de independencia (cosa que no sucedía entre la mayoría de analistas económicos, antes del controvertido referéndum del 1 de octubre).

Finalmente (y como ha venido sucediendo hasta ahora), el Gobierno del PP resiste las presiones de quiénes le piden que proceda ya a suspender la autonomía y esperan a que sea Puigdemont el que se mueva primero (dando tiempo, además, a un dubitativo PSOE, para que pueda apoyarle en las medidas que Rajoy considere oportunas). En definitiva, la semana próxima es posible que el desenlace del conflicto catalán esté bastante más definido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine