En corto

El infierno y un pequeño diablo

16.10.2017 | 20:17

Hacia las 9:00 seguía sin amanecer, y no apuntaba maneras. Al comprar el periódico un amigo me pregunta si es un eclipse o será el fin del mundo. Le digo que se anunciaba para las 10, pero se habrá anticipado. Me pregunta qué hay que hacer en estos casos, si sentarse a esperar en una terraza. Digo que de momento ponerse del lado de acá, pues al otro está el Govern de Catalunya, y me mira como a un extraterrestre. Puesto que a las 9:30 sigue sin amanecer, y se achica el último reducto del optimismo (amanece, que no es poco), voy hasta el puerto local para ver que pasa. Huele a madera quemada y el cielo es de color naranja, pero la gente parece hacer vida normal entre la penumbra. Al volver abro el ordenador, leo la última monserga victimista y pastelera de Puigdemont, y me llega como quien oye llover (ojalá lo hiciera). No hay como un problema grande para que los otros se hagan pequeños.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine