Tribuna

Las nuevas generaciones cuestionan la televisión tradicional

Las nuevas audiencias emplean el móvil como principal dispositivo de acceso a los contenidos

26.10.2017 | 20:25

Según datos de la consultora Leichtman Research, la televisión por cable sigue cediendo terreno en Estados Unidos frente a los nuevos servicios de televisión a la carta. Así, en el primer cuatrimestre de 2017 se ha producido un hecho que tiene una gran importancia desde el punto de vista simbólico; por primera vez Netflix ha superado (en más de dos millones) el número de usuarios de la televisión por cable.

Además, detrás de los grandes números hay dos condicionantes con no poca importancia: por un lado, en estas cifras no se incluyen ni las suscripciones a la televisión vía satélite ni a otro tipo de plataformas similares a Netflix (como HBO, Hulu o Amazon) y por otro, el sorpaso no solo se produce por el auténtico fenómeno social que supone el gran crecimiento de Netflix sino que se ve favorecido por la pérdida de suscriptores de la televisión por cable.

Los cambios de los hábitos de consumo y de los gustos de las audiencias explican lo que está pasando, pero podemos hacernos una idea más completa de la evolución que se está produciendo si comparamos los datos de los milenials con los del conjunto de la audiencia.

Así, solo el 29% de esta generación, la de los nacidos entre la década de los 80 y los comienzos del presente siglo, ve más de 3 horas de televisión, frente al 50% del conjunto de la población que supera los 180 minutos diarios frente a la pantalla del televisor. Y la evolución está siendo muy rápida: si en 2011 los jóvenes estadounidenses de entre 18 y 24 años consumían 25 horas a la semana de televisión convencional, esa cifra se ha reducido a algo menos de 11 horas en solo seis años. Y lo que es peor, los ingresos están moviéndose a la par que la audiencia y la inversión publicitaria en medios y plataformas digitales ya supera a la de la televisión.

La irrupción de la Generación Z

No obstante, el cambio que ya anuncia el consumo de los milenials es solo el principio, ya que los patrones de consumo de contenidos de los nacidos después del año 2000 (la denominada Generación Z) predicen un escenario aún menos halagüeño para las plataformas tradicionales. Según Shireen Jiwan, de la consultora Lucky Brand, los más jóvenes ven menos de una hora de televisión tradicional al día, prefieren Snapchat y Youtube y su consumo de vídeo en esta plataforma ya duplica al de los milenials situándose en un rango entre las dos y las cuatro horas diarias.

Las nuevas audiencias que, ahora ya sí, son nativas digitales, emplean el móvil como principal dispositivo de acceso a los contenidos, tienden más a los saltos entre canales y plataformas, siguen a las estrellas de Youtube, consumen contenidos más cortos y rápidos y tienen una aproximación a los mismos mucho más social y bidireccional que sus predecesores (interactuando, comentando, compartiendo...).

No cabe duda de que este nuevo paradigma obliga a las empresas de producción de contenidos a un replanteamiento radical a la hora de conectar con estas franjas de edad y pone en cuestión el futuro de la televisión por cable (y de la televisión tradicional) tal y como la conocemos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine