El Palique

Casualidades y reporteros

12.11.2017 | 00:37
Jordi Alba celebra un gol en presencia del malagueño Isco.

Durante toda esta semana, cada vez que de noche, a veces más temprano, otras veces avanzada la negritud otoñal, marchaba hacia mi domicilio a pie, cansado, meditabundo, me topaba en la plaza de la Constitución de Málaga con un periodista que hacía una entradilla para una televisión costarricense. Trípode, pequeña cámara, micrófono. Él solo. Sin nadie más. Cada noche lo mismo.

El reportero quizás llegó a Málaga una semana antes de que se disputase el partido, el ayer sábado. No sé qué le contaría a los costarricenses de nosotros los malagueños. Yo por si acaso procuraba pasar detrás de él, muy cerca, para chupar algún plano y que así en aquel país hermano vieran que buenos mozos somos. Una de las noches me hice el disimulado mirando un escaparate para oír qué decía. Me pareció oír que narraba un entrenamiento de sus compatriotas, lo cual me decepcionó un poco. Yo es que soy muy de pensar que los periodistas costarricenses cuando vienen a Málaga van a hablarle a sus espectadores de la ensaladilla malagueña, Pedregalejo, los pitufos y la forma de pedir café. No sé cómo se pedirá, por cierto, el café en Costa Rica, que ha de ser de gran calidad.

A lo mejor el reportero, pongamos que se llama Antonio, ha estado algo menos vivaracho y locuaz, despierto y sagaz por no ingerir café de su tierra y sí café malagueño, que aunque bueno y con propiedades salutíferas, adobado con gran sabor, no es, reconozcámoslo, el mejor del mundo entero. Si acaso, casi el mejor. En dura disputa con Colombia o Brasil. Sin olvidar Etiopía. El reportero. Antonio. ¿Lo habrán alojado en un buen hotel o en la pensión La Pulga?, ¿Habrá visitado algún museo?, ¿y si es una gran estrella del periodismo deportivo en su país y yo he perdido la oportunidad de hacerme un selfie con él? Claro que tampoco es descartable que haya desayunado ahí en el Café Central o en el Mariquita o el Madrid y haya ojeado este periódico y me haya visto y leído. Y entonces se haya producido una conexión mental-periodística.

Una magia de esas de las que hablan los letraheridos, que se produce cuando uno nota que alguien lo lee. A mí una vez me leyó una señora en una peluquería y desde entonces soy de cortarme el pelo más. Pero casi todos los que conmigo coinciden son señores y así no hay manera. Las mujeres leen más. Y los hombres se cortan más el pelo. Eso deduje, lo cual dice poco de mis dotes adivinatorias o demoscópicas, si es que eso es demoscopia. El reportero estará ya en su país o tal vez en esos muncos de Dios donde quiera que juegue de nuevo Costa Rica.

A esta hora a lo mejor alguien está viendo a ese reportero en la tele, o el reportero está viendo a alguien. A su mujer o a sus hijos, uno de los cuales, tal vez, puede haber sido agraciado con un regalo, una camiseta que ponga I Love Málaga. Quién sabe. Pienso esto camino a casa, por la Constitución. Cansado e intuyendo el invierno por los riñones. Un cafelito me tomaba.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

F. J. CRISTÓFOL

La luz de la Navidad

Aquellos años en los que nos quejábamos del dispendio económico que suponía la espectacular...

 
 

ENRIQUE BENÍTEZ

Una mujer para la historia

Concepción Loring Heredia fue la primera mujer que intervino en el Congreso

 
 

El Cazador Othello

Pablo Laso pidió su salida del equipo este verano ante la incredulidad de muchos dirigentes...

 
 

Apuñalamiento en misa

Estaban en misa. Cabe preguntarse si todos los presos van a misa en Soto del Real por fe o...

 
 

Trabajo en grupo

El informe PISA ha descubierto nuestro anarquismo e individualismo. Dice que no sabemos...

 
 

CAMILO JOSÉ CELA CONDE

Las piernas

A propósito de la foto del Govern en la que salen todos menos Santi Vila, que ha sido borrado...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine