En corto

Pónganse a ello, caramba.

13.11.2017 | 05:00

Las constituciones se desgastan, más o menos igual que los cuerpos, y una con cuarenta años de vida laboral nunca podrá ser lo que fue. Por eso, tan estúpido como llamar al sistema nacido en España hace casi cuatro décadas el búnker del 78, es pensar que con tantos años encima pueda aguantar mucho más sin cambios verdaderos. También es una estulticia llamar a la que está en vigor «la Constitución de los muertos», pero sería bueno que la gente que hoy es joven se sienta coautora. Como ya se ha repetido aquí, los cambios deberían afectar a bastantes cosas pendientes de reformas a fondo, no sólo al modelo territorial. Las que afecten a éste quedarían embebidas dentro del conjunto de esa gran movida política, evitando que monopolicen la escena. Si los partidos que se llaman a si mismos constitucionalistas no se enteran se acabará pudriendo. Vayan despacio, pero empiecen ya, por favor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Trabajo en grupo

El informe PISA ha descubierto nuestro anarquismo e individualismo. Dice que no sabemos...

 
 

El Cazador Othello

Pablo Laso pidió su salida del equipo este verano ante la incredulidad de muchos dirigentes...

 
 

ENRIQUE BENÍTEZ

Una mujer para la historia

Concepción Loring Heredia fue la primera mujer que intervino en el Congreso

 
 

F. J. CRISTÓFOL

La luz de la Navidad

Aquellos años en los que nos quejábamos del dispendio económico que suponía la espectacular...

 
 

Apuñalamiento en misa

Estaban en misa. Cabe preguntarse si todos los presos van a misa en Soto del Real por fe o...

 
 

PEDRO DE SILVA

Pesimismo relativo

Al ser la democracia la patria del relativismo, las verdades absolutas son incompatibles con...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine