En corto

Engañados todos

14.11.2017 | 05:00

Proclamación simbólica. Incluso sin efectos jurídicos. No se votó siquiera. Eso dicen ahora los dirigentes. ¿De qué se trató entonces?, ¿de una instalación, una escenografía, puro teatro? Los miles que aguardaban ante el Parlament, y los millones ante TV3, conteniendo a duras penas la emoción del momento, entre hipidos, ¿creían ser testigos de la proclamación de un nuevo régimen, partícipes de un momento histórico, agentes casi con su sola presencia de una ruptura salvífica que curaría hasta el catarro, o eran conscientes de que era sólo arte dramático? Y, al saber ahora la verdad, o sea, que aquello fue nada más un farol por si colaba, ¿se indignarán al menos un poco con los defraudadores o volverán a votarlos? Se habla mucho de la dignidad de un pueblo, pero no se respeta esa dignidad haciéndole víctima de un engaño; ni la de uno mismo dejándose engañar para engañar al mundo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Colarse en el metro

Algunos paisanos se pasan por el torno lo de que hay que pagar billete. El suburbano lo explica...

 
 

CARLOS PÉREZ ARIZA

Sequía total

La lluvia ausente se hace perenne, pero el pulso político está en otros menesteres menos...

 
 

DANIEL PÉREZ MORALES*

Amputar el metro

En nuestra ciudad se está coartando el progreso debido a la actitud irresponsable y partidista...

 
 

ADRIANA MARTÍN

Los valores del deporte

Que el deporte es una herramienta para educar en valores es innegable. Que además el...

 
 

HORACIO EICHELBAUM

Me duele la cabeza

Los periodistas deberíamos llevar un termostato para cuando desprendemos demasiado calor en los...

 
 

JUAN CARLOS BONILLA

Lujos

No sé si recordarán esto. Mick Dugan: «Estás preciosa». Tess McGill: «!Ya, pero me gustaría un...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine