En corto

El secreto gusto por la esclavitud

15.11.2017 | 05:00

La misocracia sería el odio al poder, a la condensación institucional de la capacidad de decidir. Los misócratas odian la democracia porque, según ellos, secuestra la voluntad del votante, y defienden en cambio una supuesta democracia en tiempo real, asamblearia, telemática, consejil, etcétera. Ahora bien, una "democracia" asi imposibilita cualquier compromiso –entre grupos sociales, entre instituciones, entre territorios o países- al hacerlo permanentemente revisable. Tampoco permite ninguna clase de programación ni una política sostenida en el tiempo. Cómo, no obstante, alguien tiene que hacerlo, la misocracia trae siempre la autocracia y el caudillismo. La gente se entrega en seguida a la misocracia, porque no le gusta que la manden, y acaba en manos del caudillo. Esta secuencia se ha repetido tantas veces que prevenir a los incautos es como luchar contra la fuerza de la costumbre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Sin papel de fumar

Podemos cambiar el nombre, pero esto es una cárcel», venía a decir ayer una...

 
 

MIGUEL A. SANTOS GUERRA

¿Es que no puedo tocarte...?

Hay actitudes propias de una época y de un lugar en los que no se...

 
 

Viernes multicolor

Entre el negro consumista del Black Friday y el festival cromático de la cúpula de la calle...

 
 

RAFAEL DE LA FUENTE

Releyendo a Félix Bayón

Un año después del fallecimiento en Marbella del maestro de tantos maestros, Félix Bayón, se...

 
 

LUIS M. ALONSO

El cultivo del odio

Esa idea falible y repugnante que es el nacionalismo nos ha traído de nuevo el recuerdo del...

 
 

JUAN TAPIA

Crisis en Berlín, susto en Europa

Jean Pisany-Ferry es un economista francés que inspiró el programa...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine