02 de abril de 2018
02.04.2018
Al azar

Exaltación narcoterrorista

02.04.2018 | 05:00

Se ha estrenado la película Loving Pablo, consagrada al narcoterrorista colombiano Escobar aunque Javier Bardem interprete a Gil y Gil.
Supone la consolidación de una gran actriz, Julieth Restrepo, en el papel de esposa del terrorista. La producción se une a un auténtico alud audiovisual sobre el narcoterrorismo. Al igual que ocurre con la edulcorada teleserie Narcos, contribuyen a agrandar la imagen del campeón mundial del narcoterrorismo. El mismo título de Amando a Pablo supone una glorificación del asesino en serie, por mucho que se refugie en la ironía.

Aunque esta constatación pueda sorprender a los obsesos del terrorismo unidireccional, el narcoterrorismo también tiene víctimas. Los familiares de los asesinados por el narcoterrorista Escobar deben renovar su sufrimiento, al contemplar un título del estilo de Loving Pablo, donde se destaca su condición de padre ejemplar. En general, los allegados de adictos a las drogas tienen derecho a sentirse heridos. A propósito, ¿sería posible una película titulada Loving, y a continuación el nombre de alguno de los dirigentes etarras? Seguro que no, pero el enaltecimiento del terrorismo no incluye por lo visto al narcoterrorismo.

Al igual que en la exitosa película sobre narcoterroristas El Niño, en Loving Pablo no se muestra a un solo consumidor de droga, cuanto menos a un adicto con la vida destrozada por el narcoterrorismo. Al contrario, Escobar explica con todo detalle a su hijo los peligros del consumo de cocaí- na. Estas películas presentan las actividades narcoterroristas como una excitante aventura, de nuevo para mayor escarnio de las víctimas. Y sin embargo, el dolor de los afectados debe pasar a un segundo plano frente a la libertad de interpretación. Abordar lo ocurrido desde todos los puntos de vista, incluida la perspectiva hoy dominante de Pablo Escobar pero no de otros terroristas, es imprescindible para captar una realidad que no puede ser tutelada por quienes la han sufrido. Amén de reconocer su vertiente absurda, incluso humorística, pero eso queda para otro artículo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine