La Pasión de Málaga

Un Martes Santo de devoción

El Martes Santo brilla con luz propia en la Semana Santa malagueña: los corazones de la Victoria, el Perchel, el Centro y Nueva Esperanza palpitan al ver a sus imágenes

21.03.2016 | 13:39
Jesús de la Humillación.

El Martes Santo ya no es solo victoriano, que también, sino que la tarde noche del tercer día de procesiones se ha convertido en una de las jornadas más esperadas porque los corazones de la Victoria, el Perchel, el Centro y Nueva Esperanza palpitan al ver a sus imágenes en las calles. Es un día en el que las dolorosas adquieren especial relevancia y la devoción popular se dispara en un frenesí de oraciones.

Las puertas de la casa hermandad del Rocío se abren a las tres y la Novia de Málaga, coronada canónicamente el pasado 11 de septiembre, se hace a la calle entre el fervor de los malagueñas: devoción mariana en estado puro. Pero antes, el Nazareno de los Pasos en el Monte Calvario, que este año estrena un cíngulo dorado y una camisola blanca, avanza trabajosamente por la Cruz Verde entre sus fieles. El blanco y el morado se funden con el sol. Este Martes Santo, el Rocío incorpora a su itinerario la plaza Félix Sáenz, Puerta del Mar y Atarazanas. Un momento álgido se vive cuando ambos tronos trazan la complicada curva de entrada a calle Echegaray.

A las seis de la tarde, en el oratorio de Pozos Dulces, el Señor de la Agonía y la dolorosa de las Penas inician su recorrido procesional. El manto de flores, dedicado este Martes Santo al Año de la Misericordia, suscita la atención de las miradas, mientras la impronta estética de esta hermandad vuelve a levantar un gran fervor. El Señor de la Agonía, uno de los crucificados más impresionantes de la Semana Santa, estrena este año la mesa del trono.

En Nueva Málaga un barrio se funde en un abrazo eterno con su cofradía y el Nazareno del Perdón y la Virgen de Nueva Esperanza realizan un recorrido inicial en su barriada, que asiste casi al completo a los primeros pasos de este desfile procesional. Este año, hay cambios en el itinerario, ya que cruzará Armengual de la Mota y seguirá de frente por el segundo tramo de calle Don Cristián, a la ida, desembocando finalmente en calle Calvo.

A las seis, desde la calle Agua, se hace a la calle la hermandad del Rescate. Este año, la novedad es que tras la cruz guía irá la Banda de Cornetas y Tambores de Nuestra Señora de los Dolores del Puerto de la Torre. El Señor del Rescate preside un grupo de misterio conformado por Santiago, Juan, Pedro, dos romanos, dos sayones y Judas arrepentido. La Virgen de Gracia avanza lentamente tras su Hijo y miles de malagueños los ven marchar desde una repleta calle de la Victoria.

A las 19.30 horas en punto, se abren las puertas de la casa hermandad de la Estrella, también en el Perchel. La barriada se da cita para acompañar al Señor de la Humillación y la dolorosa de la Estrella en una tarde noche que será larga pero provechosa en fe y devoción. La Virgen estrena este año la candelería para el trono, diseñada por Curro Claros y ejecutada por el taller lucentino de Pedro Angulo. Momentos muy bellos se viven cuando las imágenes atraviesan el Puente de la Aurora, a eso de las doce y media de la noche, para encerrarse.

Jesús escucha su Sentencia en la calle Frailes. Las cornetas y tambores anuncian un final que será el principio de todo. Entregado a su suerte, el Señor avanza poco a poco tras una compleja curva de salida y visita la Plaza de la Merced, un lugar al que no quiere renunciar la corporación nazarena. Detrás, la Virgen del Rosario perdona en sus misterios todas las afrentas y recorre junto a su hijo el camino del Gólgota. Ya todo se ha dicho y se ha escrito. Esta dolorosa arrastra muchísima devoción, porque el Martes Santo, entre otras muchas cosas, es mariano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine