Su Esperanza

10.06.2013 | 17:30

Andando va calle Hilera abajo, ha salido de casa porque ya no sabe qué hacer más, meses lleva parado y su mujer se encuentra enferma no pudiendo desempeñar ningún trabajo, sus hijos almuerzan en casa de la abuela que es la que con la pensión está ayudando a subsistir a todos además de los compañeros de clase de los pequeños, que les traen comidas que sus padres le dan para esta familia.

Él cada mañana busca esa bocanada de aire fresco ante Ella, ante la devoción de su padre y su abuelo, ante la que él sigue asegurando que es la que los va a ayudar a salir adelante en estos difíciles días. Su visita es la primera en cuanto se abren las puertas del templo, así le da los buenos días al Nazareno y a su Divina Madre, ahora más que nunca Ella es su Esperanza.

Enlaces recomendados: Premios Cine